Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 30 de octubre de 2016

El entorno laboral propicia un tercio de los contagios de gripe

Ya ha comenzado en muchas comunidades autónomas la campaña de vacunación contra la gripe ante el inicio de la circulación del virus, cuyo contagio se produce en el entorno laboral en uno de cada tres casos, especialmente en oficinas y ambientes cerrados, según datos del Área de Medicina del Trabajo de Premap.
El ámbito laboral también es uno de los más perjudicados por el inicio de la temporada gripal ya que se estima que hasta el 18 por ciento de las bajas laborales en España son consecuencia de la gripe, según datos de la Asociación Española de Medicina del Trabajo lo que conlleva una pérdida de 60 millones de horas de trabajo, lo que supone un coste anual de unos 1.275 millones de euros cada año.
De igual modo, la incidencia de la enfermedad puede ser especialmente grave en las pequeñas empresas y autónomos, ya que si se produce el efecto contagio entre los empleados las bajas pueden afectar seriamente a la actividad.
Para prevenir la enfermedad y sus complicaciones, en caso de no poder evitar el contagio, la medida más eficaz es la vacunación, que tiene una especial rentabilidad entre la población trabajadora. Así, se calcula que reduce en un 44 por ciento las visitas al médico y hasta en un 70 por ciento el absentismo laboral y su correspondiente pérdida en la productividad, de ahí la importancia de las campañas de vacunación.
Pese a todo, los datos de 2015 de Premap Seguridad y Salud muestran como esta entidad sólo administró la vacuna de la gripe a solo un 0,5 por ciento del colectivo de más de 2 millones de trabajadores cuya vigilancia de la salud realiza la empresa. En total, fueron 12.000 las dosis que le fueron solicitadas a la compañía por sus empresas clientes.
Junto a los mayores hay determinados entornos laborales en los que sería deseable esta forma de prevención de la gripe, como profesionales sanitarios, personal de enseñanza y de instituciones geriátricas, miembros de las fuerzas de seguridad o conductores, además de las personas con determinadas situaciones personales (embarazadas o los mayores de 60 años) o patologías crónicas (diabetes, enfermedad renal, pulmonar, etcétera).
También es conveniente lavarse las manos con frecuencia y beber abundante líquido y no exponerse a cambios bruscos de temperatura (calefacción interior/frio exterior). Y si uno cree estar incubando el virus, mejor no seguir acudiendo al trabajo para evitar contagiar a otros compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario