Sempre amb tu

Sempre amb tu

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Infartos y derrames cerebrales, principales causas de muerte en el trabajo

UGT denunciamos que el registro de muertes consideradas como accidente de trabajo por infarto o derrame cerebral, se sitúa en máximos históricos.
Desde 2008 han aumentado las muertes por estas causas, situándose en su máximo nivel en el primer semestre de 2016.
Actualmente suponen el 51,33% del total de las muertes en el trabajo, más de la mitad. De los 226 trabajadores fallecidos durante la jornada laboral entre enero y junio, 116 de ellos fueron a causa de estas patologías.
Estas dolencias se vinculan a los riesgos psicosociales, como el estrés, que aumenta con un mercado laboral cuyo caldo de cultivo es un mercado laboral cada vez más inestable, precario e inseguro.
Antes de la crisis, este tipo de muertes en el trabajo se situaban en torno al 29% del total de accidentes mortales, pero a partir del 2008 los accidentes mortales debido a este tipo de patologías comienzan una tendencia ascendente, que culmina en el primer semestre de este año.
Así, en 2013 llegan a representar el 48% del total de accidentes mortales, y aunque bajan un poco en 2014 y 2015 (representando un 43% en este último año) vuelven a subir considerablemente en el primer semestre del año, superando ya el 51%.
Según nos muestran las sucesivas Encuestas Europeas de Condiciones de Trabajo, un gran volumen de trabajo y/o estar sometido a mucha presión, es algo muy común entre la población trabajadora europea. La falta de control sobre el trabajo y el escaso apoyo social también son comunes, y las mujeres trabajan más a tiempo parcial que los hombres. Más de la mitad de los trabajadores europeos informan de que el estrés es común en su lugar de trabajo.
Las investigaciones recopiladas por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo muestran que los riesgos psicosociales son la causa de entre un 50 y un 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas, y se estima que los trastornos de salud mental costarán a la UE 240.000 millones de euros al año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario