Sempre amb tu

Sempre amb tu

martes, 14 de junio de 2016

La agencia de calificación Fitch pide a la banca española cerrar más oficinas

Los mensajes del sector bancario continúan la misma línea respecto a la banca española: España ha de reducir el número de oficinas. Si los expertos ya han predicho que en la próxima década se cerrarán el 50% de las sucursales, la agencia de calificación Fitch ha elevado la exigencia en su último informe insistiendo en esa necesidad.
La firma estadounidense ha recetado a la banca española una planificación para disminuir una “tensión en las cuentas de las entidades que se notará sin duda en los resultados de 2016”: reducir coste y cerrar oficinas. Así lo ha mostrado en su último informe donde ha aplaudido el ejemplo del Santander, Liberbank y Unicaja, entidades que ya han anunciado planes de cierre de sucursales y reducción de plantillas.
Una reducción de la que ya ha advertido el recién reelegido presidente del sindicato FINE, Luis José Rodríguez Alfayate, el cual ha alertado del “futuro incierto que le espera al sector financiero”. De hecho, ha aventurado cifras donde advierte de la posible desaparición de 25.000 nuevos puestos de trabajo, que se sumarían a los 73.000 despidos que se han producido en el sector desde el inicio de la crisis en 2008.
La recomendación de Fitch se basa en los datos del Banco Central Europeo (BCE) que sentencian que en España el número de habitantes por oficina se sitúa en torno a 1.200, uno de los más bajos de los países de la zona del euro, lo que sugiere que el exceso de capacidad instalada (redes de oficinas) sigue siendo alto.
Pero no es el único problema que ha detectado la firma sobre la banca española. Fitch ha asegurado que al sector español le seguirá resultando difícil generar ingresos durante la segunda mitad de este año, en parte debido a los bajos tipos de interés, que siguen presionando los márgenes, además de que el ritmo de nueva concesión crediticia aún es lento.
Asimismo, la agencia de calificación ha recalcado que las entidades españolas todavía tienen el reto de reducir sus altos niveles de activos problemáticos, compuesto por los préstamos impagados y los activos adjudicados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario