Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 22 de mayo de 2016

Es urgente establecer una vía de financiación de las pensiones con impuestos

Desde UGT vemos indispensable y urgente establecer una vía de financiación de las pensiones con cargo al sistema impositivo, que debería ser estudiada y aplicada a través del Pacto de Toledo, ya que el empleo por sí solo no podrá equilibrar la situación.
El Gobierno ya está financiando con impuestos más de 13.000 millones de euros del agujero que ha creado en la Seguridad Social y advierte el empleo por sí solo, y menos en las condiciones de fragilidad y precariedad del actual mercado laboral, no va a equilibrar la situación.
Necesitamos atajar las causas que han provocado la caída de los ingresos por cotizaciones, derogando la reforma laboral y las medidas de devaluación salarial, suprimiendo las reducciones de las cotizaciones sociales y ampliando la cobertura por desempleo.
Ante las elecciones del próximo 26 de junio, desde UGT llamamos a los ciudadanos a tener en cuenta la voluntad real de las fuerzas políticas para colocar en primer lugar las pensiones.
Lo primero, lo más importante y lo prioritario es defender las pensiones públicas, las presentes y las futuras. No cabe, ni está justificado de ningún modo, por lo tanto, recorte alguno de las pensiones.
El saldo negativo del Sistema de la Seguridad Social ha crecido más del 20% en 2015, alcanzando la cifra de 16.707,7 millones de euros. La gravedad de la situación ha sido parcialmente ocultada por el ingreso de 2.888 millones de euros procedentes de una transferencia de capital realizada por las Mutuas, que ha supuesto más del 60% del incremento total de los ingresos no financieros del sistema. La Seguridad Social (sin contar con el Servicio Público de Empleo Estatal y el Fogasa) ha entrado en una situación de descuadre importante y rápidamente creciente entre los ingresos por cotizaciones y los gastos por prestaciones. Tal saldo negativo ha alcanzado en 2015 el 1,7% del PIB, frente al 1,4% en 2014, "muy por encima" de las cifras que el Gobierno había estimado y presentado ante la Comisión Europea en el Programa de Estabilidad. Asimismo, la Seguridad Social mantuvo el equilibrio hasta casi el ejercicio de 2011 y a partir de ese momento, el desequilibrio ha crecido de forma claramente acelerada. De no corregirse, las tendencias actuales muestran que el desequilibrio podría aproximarse en tres ejercicios al 4% del PIB". Por otro lado, no es cierto que los problemas provengan solo de la pérdida de empleos ocurrida antes de 2012, como ha afirmado esta semana el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, fue a partir de 2012 cuando se produjo el verdadero hundimiento de los ingresos no financieros del sistema, que ha continuado empeorando en los ejercicios siguientes, abriendo cada vez más la brecha entre ingresos y gastos. A la crisis y la pérdida de afiliados a la Seguridad Social, añade UGT, se le unen otros factores, como son las políticas de austeridad que impidieron la superación de la primera recesión en 2010, la reforma laboral que en 2012 aceleró los despidos, hundiendo el empleo, y la política de devaluación salarial y de expansión del empleo a tiempo parcial y de bajos salarios derivadas de esa reforma, y la utilización de la Seguridad Social para reducir las cotizaciones en programas inútiles de fomento a la contratación. En 2015, los ingresos por cotizaciones procedentes de los ocupados crecieron un 2,6%, frente a una caída superior al 14% en las procedentes de los beneficiarios de las prestaciones por desempleo, una evolución que se registra de forma continuada desde 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario