Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 17 de enero de 2016

España es un mal país para ser madre trabajadora

España, es el segundo peor país de la Unión Europea para ser madre y disfrutar de un horario laboral flexible

Son indiscutibles los problemas existentes en nuestro país para conciliar la vida personal y laboral de los trabajadores, sobre todo, de las mujeres. En España no es fácil compaginar la maternidad -o paternidad-, la familia y el trabajo. Estamos a la cola en materia de conciliación, incluso, en la UE ampliada a 28 países.
Estamos un poco mejor que países como Letonia, Hungría, Rumanía o Bulgaria. Y es que seguimos sin resolver los grandes problemas para una verdadera y eficaz conciliación de la vida laboral y familiar. Los principales factores para ello, según un reciente informe del Instituto de Política Familiar son la escasa flexibilidad laboral, los horarios rígidos de las empresas y de los colegios o la poca posibilidad de disfrutar de una jornada continuada, a pesar de ser la opción más deseada. Nuestros horarios laborales no son racionales y se alargan aunque nuestras plantillas no son, precisamente, de las más productivas de Europa. Mientras, además y por si fuera poco, muchas mujeres en sus empresas sufren el denominado "mobbing maternal no abordado"  o acoso sistemático contra las mujeres embarazadas en el entorno laboral. Además, los permisos maternales y paternales son deficientes y estamos muy alejados de Europa en materia de duración y acceso a las excedencias para el cuidado de hijos y personas dependientes. Y es que, seamos serios, además de la precariedad del empleo o el paro, otros factores como la inestabilidad laboral por la incidencia de los contratos temporales están afectando sobre todo a las familias con hijos y a sus decisiones sobre la crianza de los mismos.
Si nos referimos al permiso medio de maternidad, España junto con Letonia, utilizan un permiso de 16 semanas y son los países miembros de la UE que menos tiempo destinan a que las madres y los padres puedan estar con sus hijos recién nacidos.
Sería deseable que desde las instituciones y poderes públicos, en acuerdo con los agentes sociales, se fomente la igualdad de oportunidades entre las familias, mejorando el sistema de prestaciones y promoviendo la convergencia con Europa en esta materia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario