Sempre amb tu

Sempre amb tu

viernes, 6 de marzo de 2015

Carta dirigida a las trabajadoras de Banco Santander en Catalunya con motivo del 8 de marzo

8 de Marzo: Día de la Mujer trabajadora

Los orígenes de este día se remontan al 8 de Marzo de 1857, las obreras de una fábrica textil de New York se pusieron en huelga para protestar por sus penosas condiciones laborales. Estas auténticas pioneras supieron sobreponerse a la oposición de toda una sociedad y por su coraje hoy se les rinde homenaje.
En algunos lugares se celebra el día de la mujer trabajadora el 5 de Marzo, también tiene su origen en una huelga de trabajadoras del sector textil que tuvo lugar el 5 de Marzo de 1908 de nuevo en New York. Las obreras reclamaban con toda justicia igualdad de salario, disminución de la jornada laboral a 10 horas y un permiso de lactancia.
En los días que duró esta huelga ocurrió algo terrible, 100 obreras de la fábrica Sirtwoot Cotton murieron en un incendio provocado por el dueño de la fábrica, el motivo para realizar esta acción atroz fue la toma de la fábrica por las obreras mediante una acción pacífica.
Este día sirve para recordar a las heroínas de ambas huelgas, todo un ejemplo a seguir.
Uno de los grandes problemas que arrastramos hoy en día es la desigualdad entre la mujer y el hombre, algo que es más propio de siglos pasados.
En el mundo laboral es donde se aprecia esta injusticia con fuerza, los casos de discriminación son abundantes y bochornosos. Los empresarios se permiten despedir a una mujer por el simple hecho de quedarse embarazada, algunos simplemente se niegan a contratar mujeres porque en un futuro éstas pueden decidir tener un hijo. La mayoría pagan salarios menores a una mujer que hace el mismo trabajo que un hombre, esto es una desfachatez absoluta y no se hace nada para acabar con ella.
La mujer que trabaja, generalmente también tiene que ocuparse de la casa y de sus hijos, su jornada laboral puede entonces extenderse a las 16 horas. Estas pautas vienen impuestas por una sociedad marcadamente machista y parece que son aceptadas incluso por muchas mujeres. La solución puede estar en la educación que le demos a nuestros hijos, generación tras generación ir cambiando esta situación hasta conseguir que desaparezca.
En el Sector Financiero, parece mentira comprobar como las reivindicación de las trabajadoras de los hechos del 5 de marzo de 1908, de disminuir la jornada de trabajo a 10 horas de trabajo, se ha destrozado con las interminables jornadas de trabajo que rondan ese número de horas.
Centradas en nuestra empresa, a pesar de que los sindicatos de clase hemos introducido una serie de mejoras que buscan facilitar la vida de las compañeras que son madres, la realidad nos coloca en que cuando alguna compañera accede a una reducción de jornada, automáticamente ve frenada su carrera profesional, cuando no, mal mirada por sus superiores. En contraposición a esta situación, observamos como son muy pocos los trabajadores de nuestro banco que, tras ser padres se acogen a una reducción horaria. Con ello, el mensaje que percibimos es doble, por un lado que la mayor responsabilidad de la casa y de los hijos es de la mujer y por otro, que mayoritariamente es la mujer la que sacrifica su carrera profesional para cuidado de la casa y los hijos.
¡¡El día de la mujer trabajadora no es un día de celebración, es un día para la reivindicación y la lucha por la igualdad!!
(Carta dirigida por Laura Ortega, delegada de la sección sindical de UGT a cada una de las trabajadoras de Banco Santander en Catalunya)




No hay comentarios:

Publicar un comentario