Sempre amb tu

Sempre amb tu

sábado, 31 de mayo de 2014

Dación en pago para los banqueros

Los primeros cuatro banqueros condenados en España por el expolio de las cajas de ahorro y su rescate con dinero público han podido beneficiarse de una especie de dación en pago. Devuelven los 30 millones de euros que se adjudicaron ilegalmente en pensiones y se libran de la cárcel. Y eso que el juez que condena a los cuatro ex directivos de Caixa Penedés no ahorró calificativos en su fallo: "se ha producido una actuación por su parte maliciosa, insidiosa, engañosa para la sociedad. Burlando los controles de la caja de ahorros han antepuesto intereses personales abusando de la confianza que tenían depositada en ustedes". Pero a continuación el juez entiende que al devolver el dinero "se restaura el orden jurídico y se compensa a la víctima [el banco]". Rebaja la condena y el Fiscal lo da por bueno. Nada que objetar claro. Todo se ajusta a la ley, hay que subrayar que la justicia trabaja y tarde o temprano alcanza a todos, que devuelvan el dinero es esencial y la cárcel no lo arregla todo. Pero hoy es inevitable acordarse de que la dación en pago no podía generalizarse en España por el precedente que sentaba, la inseguridad jurídica que provocaba, el desmoronamiento del sistema bancario al que conduciría. Todas las plagas bíblicas nos iban a acechar si una familia atropellada por la crisis y con un crédito de 150.000 euros entregaba su casa y con esa entrega se libraba de los 70.000 euros que aún le quedaba por pagar. Y sin embargo, el sistema parece que resiste bien, sin tambalearse y sin que le preocupe el ejemplo para futuros administradores desleales...que cuatro señores se adjudiquen 30 millones de euros ilegalmente y cuando los pillan, los juzguen, les echen la bronca, devuelvan el dinero y a casita. 
Las comparaciones son injustas porque hablamos de cosas muy diferentes, es verdad. Lo de los banqueros es un delito y lo de las hipotecas no. Banqueros procesados hay un centenar y los hipotecados son miles. Sí, las comparaciones son injustas, pero sobre todo son odiosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario