¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

domingo, 16 de febrero de 2014

Francia abre bancos ‘low cost’

Desde el 11 de febrero, en Francia, cualquier ciudadano puede abrir una cuenta bancaria en un estanco-quiosco si presenta un carné de identidad y un teléfono móvil, siempre que el estanco sea uno de los 60 autorizados a ejercer como banco por el Estado.
Su cofundador, el exbanquero Hugues Le Bret, enfatizó que sus clientes serán “los que conducen un Logan, vuelan en easyJet y llaman con Free”. Y presentó un eslogan que da ganas de llevarse la pasta al estanco mejor hoy que mañana: “100% útil, 0% tóxico”.
La novedad viene de Bruselas, que aprobó una directiva en 2007 autorizando a abrir servicios financieros a otros agentes económicos además de los bancos. Francia la traspuso en 2009, bajo el Gobierno de la derecha.
El espíritu de la Cuenta Níquel, nombre que recibe este tipo de cuentas, es su bajo coste, según afirman Le Bret, exempleado de Société Générale, y Ryad Boulanouar, el ingeniero que inventó el pase Navigo, la tarjeta que permite usar los transportes públicos con una simple recarga.
La publicidad de las cuentas promete que los gastos anuales no superarán los 50 euros (lo normal en Francia es pagar entre 10 y 20 euros mensuales por mantener una cuenta corriente), pero asegura que se dirige a todo tipo de personas, “ricos y pobres, jóvenes y viejos”.
El principal objetivo son los clientes que no quieren saber nada de los bancos y aquellos a quienes los bancos no quieren. Anticapitalistas de todo pelaje y malos pagadores, por tanto, serán aceptados en estos estancos financieros que casi profetizó Fernando Pessoa al escribir su poema Tabaquería y su cuento El banquero anarquista.
La ganga tiene contraindicaciones, que quizá algunos agradecerán: los descubiertos están prohibidos, y en cuanto se encienda la luz roja el titular será advertido mediante un SMS. No hay posibilidad de pedir créditos y tampoco cheques, pero el cliente puede realizar pagos y transferencias con una Mastercard de uso común, pagando 20 euros anuales.
Otra aparente ventaja de este tipo de banco, es la rapidez: la apertura de la cuenta no dura más de cinco minutos, lo necesario para que el estanquero escanee el DNI en la máquina Nickel: esta cruza los datos con los ficheros que utilizan los bancos de verdad (personas políticamente sensibles, terroristas, etcétera), y registra el número de móvil y la firma electrónica del cliente.
¿Asistimos al principio de la liberalización de un sector ultraprotegido? Los escépticos creen que la Cuenta Níquel no sustituirá a la banca tradicional porque no da préstamos, hipotecas ni productos para ahorrar. Sus creadores replican que, al menos, permitirá a los usuarios “pagar menos por los servicios bancarios”.
Pero tampoco conviene fiarse. Algunos analistas afirman que la banca low cost es un proyecto del capitalismo insaciable para integrar en el sistema a los clientes frágiles o rechazados por las entidades serias —inmigrantes sin papeles, personas sin techo, parados y demás excluidos del paraíso—.
Los creadores del invento esperan tener 5.000 cuentas a finales de año, y recuerdan que en Francia hay 27.000 estancos (muchos de ellos, en manos de chinos), que ven cada día a 13 millones de fumadores más o menos cabreados con sus bancos. Para tranquilidad de posibles incautos, la banca de los tres peniques estará supervisada por la Autoridad de Control Prudencial y de Resolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada