Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 2 de febrero de 2014

¿Es honrado que la banca alardee de sus pingües beneficios?

Salen en tromba y con alarde de trompetería los banqueros españoles a lucir balances: el Santander de Botín ganó 4.370 millones, el doble que en 2012; el BBVA de González ganó 2.228 millones, el 32,9% más que en 2012; la Caixa de Fainé ganó 503 millones, el doble que en 2012, y el Popular de Ron volvió a beneficios, con 325 millones. Lo políticamente correcto sería felicitarnos por estos resultados, pero el sentido común nos pide hacernos la gran pregunta: ¿alegrarnos, por qué? Que la banca se sanee debería ser síntoma de que la economía real despega, pero volvemos a lo de siempre: empresas y familias no notan mejora alguna y soportan con estoicismo que el grifo del crédito siga atascado. Insistimos, ¿alegrarnos, por qué? ¿Porque Botín nos dice que el cambio de ciclo económico en España "es clarísimo" (sic), para advertirnos, acto seguido, de que "las secuelas de la crisis tardarán en desaparecer"? ¡Claro que tardarán, don Emilio, con esa política que practican ustedes de ande yo caliente...! Una vez más, ¿alegrarnos, por qué? ¿Porque los suicidios se dispararon en 2012 un 11%, la mayor cifra en los últimos ocho años? Alguien puede preguntar qué tiene que ver esta tragedia con los bancos. Tiene que ver, clarísimamente, con la Gran Recesión, con los zarpazos de la peor crisis y, tal vez, con la cicatería de las entidades financieras a la hora de prestar dinero, con su goteo cruel de desahucios a ciudadanos desesperados. Consideran los psiquiatras que es atrevido señalar una relación de causa-efecto entre la crisis económica y el aumento de suicidios -3.539 en 2012-, y que la tasa del 7,6% no es alarmante. Quizás, pero la sociedad mira hacia la banca muchas veces cuando alguien se quita la vida, ya la principal causa de muerte no natural, por encima de los accidentes de tráfico. Por eso nos cuesta encontrar razones para alegrarnos de sus buenos balances de resultados. Ni siquiera nos sirve ya el argumento de que si a los banqueros les va mal, al país le irá peor. El ejemplo de Islandia nos demuestra que existen otras vías para conseguir que haya brotes verdes. La helada isla del norte dejó caer a sus financieras, encarceló a banqueros y políticos corruptos, y creció en 2012 el triple que la Unión Europea. No somos Islandia, pero creemos que ha llegado la hora de ganar todos, no solo Botín, González, Fainé y Ron. Si no, mal asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario