¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

domingo, 8 de diciembre de 2013

El Banco de España podrá multar a banqueros, pero....

El Banco de España podrá multar a cargos de administración o de dirección de las entidades de crédito con sanciones de hasta cinco millones de euros y la suspensión en el ejercicio del cargo por un plazo no superior a tres años por la comisión de infracciones que se consideren muy graves relacionadas con su gestión. 
Así consta en el anteproyecto de ley de supervisión y solvencia de las entidades financieras de crédito, que contempla que las entidades así como también todas las personas que ostenten cargos de administración o dirección en las mismas, que infrinjan normas de ordenación y disciplina incurrirán en responsabilidad administrativa sancionable.
Según la futura norma, son órganos de dirección de una entidad aquéllos que están facultados para fijar la estrategia, los objetivos y la orientación general de la entidad y que se ocupan de la vigilancia y control del proceso de adopción de decisiones de dirección. Incluye a quienes dirigen de forma efectiva la entidad.
La norma recoge multas de hasta 2,5 millones de euros para aquellos banqueros que cometan infracciones graves y fija en hasta 500.000 euros el importe para las sanciones por infracciones leves. Igualmente, la futura ley establece un régimen sancionador para las propias entidades de crédito, con multas para infracciones muy graves de hasta el quíntuplo del importe de los beneficios derivados de la misma, cuando dichos beneficios puedan cuantificarse; de hasta el 10% del volumen de negocios neto anual total o multa de hasta diez millones de euros, si aquel porcentaje fuera inferior a esta cifra.
En el caso de infracciones graves, la sanción será de hasta el triple del importe de los beneficios derivados de la infracción; de hasta el 5% del volumen de negocios neto anual total o multa de Hasta cinco millones de euros. Asimismo, en las infracciones leves, la sanción podrá ser de hasta el doble del importe de los beneficios derivados de la infracción, cuando éstos puedan cuantificarse; de hasta el 1% del volumen de negocios neto anual total o multa de hasta un millón de euros, si dicho porcentaje es menos a esta cifra.

Todo esto puede sonar muy bien, pero resulta que a la vez, concede al organismo que dirige Luis Linde la facultad de mantener en secreto la identidad de los banqueros multados. El Banco de España podrá acordar que la sanción se publique manteniendo confidencial la identidad de los sujetos sancionados” en tres circunstancias, dice el citado artículo. El primer caso es “cuando la sanción se imponga a una persona física y, tras una evaluación previa, la publicación de los datos personales resulte ser desproporcionada”. No se dice nada de qué criterios se van a seguir a la hora de decidir que el hecho de publicar que un banquero ha violado la ley es “desproporcionado”. El segundo supuesto es en realidad doble: “cuando la publicación pudiera poner en peligro la estabilidad de los mercados financieros o una investigación penal en curso”. El tercero es bastante similar al primero, pero extendido tanto a los bancos como a los banqueros. Así, se podrá mantener en secreto la identidad del multado, “cuando la publicación pudiera causar un daño desproporcionado a las entidades o personas físicas implicadas, en la medida en que se pueda determinar el daño”.
Resulta asombroso como los poderes públicos, en este caso el Banco de España,  miman a los poderosos, manteniendo en el anonimato a quienes resulten culpables.
El sistema nos ignora como ciudadanos e intentan convertirnos en meros sujetos pasivos, sin derechos algunos, ni como ciudadanos ni como consumidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada