Sempre amb tu

Sempre amb tu

miércoles, 28 de agosto de 2013

Los bancos pagan dividendos que llegan a multiplicar por cuatro sus beneficios

La caída generalizada en los beneficios que sufrieron los bancos en 2012 no se reflejó en el pago de dividendos, que las entidades decidieron mantener hasta el punto de que algunas llegaron a distribuir entre sus accionistas cuatro veces sus ganancias, si bien no en efectivo, sino apoyadas en el pago a través de acciones.
Es el caso por ejemplo de CaixaBank, cuyo payout (parte del beneficio que se dedica al dividendo) ascendió al 434,87%. El payout monetario, que sólo incluye el pago en efectivo, ascendió al 30,18%, según los datos publicados por Bolsas y Mercados Españoles (BME). Lo mismo les ocurre a Santander, que en 2012 pagó en efectivo un 48,20% de su beneficio, para un payout total del 277,96%, y a BBVA, con un payout monetario del 76,81% y uno total del 135,76%. En el caso del Sabadell los porcentajes se situaron en el 36,14% y el 108,42%, respectivamente.
Entre las entidades que sólo pagaron dividendo en efectivo, también sobrepasaron con creces las recomendaciones del Banco de España. Así, Bankinter distribuyó entre sus accionistas un 49,34% del beneficio, mientras que en Renta 4 el payout ascendió al 57,35%. En total, sólo en efectivo, los bancos pagaron 2.513,24 millones de euros en dividendos, a los que se sumaron otros 7.042,14 millones a través de acciones, según los datos de BME.
De cara a 2013, los bancos deberán poner coto a estos pagos, ya que el Banco de España no quiere que se supere un payout de un 25% en el caso del pago en efectivo. Todos los bancos españoles superaron con mucho esta cota (casi un 50% de media), y teniendo en cuenta además que estos pagos se complementaron con acciones.
La Dirección General de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España remitió el pasado mes de junio una carta a la AEB y la CECA en relación a la política de distribución de dividendos, que “debe estar ajustada al principio de cautela y orientada a asegurar en todo momento un adecuado nivel de capitalización”. 
Por ello, el Banco de España recomienda que durante el ejercicio 2013, y “teniendo en cuenta las circunstancias de cada entidad”, se limite el reparto de dividendos y que, en todo caso, los dividendos en efectivo que se satisfagan en este ejercicio no excedan del 25% del beneficio consolidado atribuido.
Las políticas de distribución de dividendos de las entidades deben considerar, además de los pagos en efectivo, los que se realizan mediante entrega de acciones, aunque en este aspecto el supervisor fue menos preciso. “En la medida en que esta alternativa se utilice de manera recurrente y no responda a una situación temporal o transitoria, es conveniente que el dividendo total por acción se ajuste razonablemente para acomodarse al crecimiento de las acciones en circulación y a la evolución de los beneficios”, señala el supervisor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario