Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 12 de mayo de 2013

Bruselas propone obligar a la banca a ser transparente en sus comisiones


La Comisión Europea ha propuesto a los Veintisiete obligar a los bancos a ser transparentes en las numerosas comisiones que cobran a los clientes por mantener cuentas bancarias. El objetivo de la nueva normativa europea es lograr que los ciudadanos puedan comparar con facilitad las comisiones que les cobran los bancos para forzar de este modo a las entidades a que bajen el importe de las mismas. El proyecto de directiva es fruto de la negativa de los bancos europeos a ser transparentes en las comisiones y el comportamiento con sus clientes, han señalado el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, y el comisario de Consumo, Tonio Borg. 
España se distingue por ser el segundo país de la Unión Europea (UE) con las comisiones bancarias más caras (cerca de 200 euros anuales) y sólo superado por Italia (243,64 euros anuales), según un estudio comparativo del Ejecutivo comunitario. El coste de las comisiones que deben pagar los ciudadanos españoles por mantener una cuenta bancaria son, por ejemplo, casi cuatro veces superiores a las de Holanda, Bélgica, Dinamarca, Portugal y Suecia y el triple de lo cuesta en Alemania. 
La nueva legislación obligará a organizar las comisiones bancarias de forma homogénea y comparable y a establecer un web independiente o bajo autoridad pública donde aparezcan comparados las diferentes comisiones que cobra cada entidad, ha explicado Barnier. Los bancos deberán además dar una información detallada anual a cada cliente de cada una de las comisiones que le han cobrado y el importe total de las mismas.
La futura directiva europea facilitará que los clientes puedan cambiar con facilidad de banco y trasladar sin dificultades el pago de sus recibos a la nueva cuenta en otra entidad. El cambio deberá producirse en un plazo máximo de 15 días entre entidades de un mismo país. Esto también contribuirá a rebajar el precio de las comisiones, ha asegurado Barnier. España es precisamente uno de los países en que resulta más difícil cambiar de entidad bancaria, según los datos de la Comisión Europea. 
Otro objetivo de la directiva será garantizar que cualquier persona, independientemente de su nivel de ingresos, pueda abrir una cuenta bancaria con servicios mínimos garantizados, como el pago de recibos domésticos, ha precisado Barnier. El 14% de los ciudadanos de la UE y el 7% de los españoles no tienen acceso a una cuenta bancaria corriente, según la Comisión Europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario