Sempre amb tu

Sempre amb tu

jueves, 14 de febrero de 2013

Anticorrupción se querella contra ex directivos de Caixa Penedés por sus planes de pensiones millonarios


La Fiscalía Anticorrupción ha interpuesto una querella contra cuatro ex directivos de Caixa Penedés por haberse adjudicado supuestamente pensiones millonarias mediante pólizas que blindaron a partir del año 2010, cuando la entidad empezó a recibir fondos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para su integración en el Grupo BMN.
En su querella, presentada ante la Audiencia Nacional este martes, el Ministerio Público ha acusado de los delitos de apropiación indebida y delito societario continuado al ex presidente de Caixa Penedés Ricard Pagès, al ex director general Manuel Troyano y a los ex directores generales adjuntos Santiago Abella y Joan Caellas.
Los cuatro ex directivos, junto al ya fallecido ex director de Recursos Humanos, Jaume Jorba, podrían haber contratado pólizas de seguro por valor de 23,4 millones de euros que cobrarían en caso de abandonar sus puestos en la entidad financiera por cualquier motivo, ‘a espaldas de los máximos órganos colegiados de la caja’, según el fiscal Emilio Sánchez Ulled.
Según consta en la querella -de 54 páginas-, una vez iniciado el proceso de integración de Caixa Penedés en el Grupo BMN, los querellados cesaron voluntariamente en 2011 de sus cargos, lo que ha permitido a Pagès cobrar 11,6 millones de euros,mientras que Abella ha percibido ya 1,8 y Jorba 3,3 millones. Los otros dos querellados, que fueron despedidos de la entidad financiera, no han podido cobrar cantidad alguna de las pólizas, aunque tenían contratadas primas que sumaban casi ocho millones.
El Consejo de Administración de Caixa Penedés, que junto a sus actuales socios ha recibido ayudas públicas del FROB por importe de 916 millones de euros, pidió en 2011 la dimisión de Pagès y Troyano por la ‘falta de transparencia y desproporción de los paquetes de carácter remuneratorio y de previsión social’ de los ex altos cargos.
En la querella, además, la Fiscalía Anticorrupción ha mantenido que el círculo de ex directivos, ‘capitaneados’ por Pagès, ‘diseñaron una estrategia’ destinada a garantizarse ‘una desproporcionada ganancia patrimonial a costa de la entidad, pensada para el momento en que pudieran cesar en sus puestos de trabajo por cualquier motivo’.

De esa forma, a partir del año 2001 y en ejercicios sucesivos, los querellados ‘se autoconcedieron derechos económicos no contemplados en sus contratos de trabajo’ y habrían logrado ‘mantenerlos en una conveniente penumbra mediante informaciones fragmentarias e incompletas acerca de su verdadera naturaleza y extensión’.
La situación, ha añadido el fiscal en la querella, ‘dio un vuelco’ en 2009 a raíz de la crisis del sector financiero, cuando se endureció el marco normativo y de control de las entidades crediticias -concretamente en referencia a las remuneraciones de sus altos directivos-, y la entidad se embarcó en un proceso de integración con otras cajas.
Ante el nuevo entorno ‘jurídico y societario’, los ex directivos ‘se decidieron a realizar toda una serie de actuaciones irregulares a fin de blindar sus derechos económicos, que acabaron percibiendo en perjuicio de la entidad al abandonar sus cargos en el año 2011′, ha insistido el fiscal en la querella.
Concretamente, ante la inminencia de su integración en el Grupo BMN (formado por Cajamurcia, CajaGRANADA y SA NOSTRA), ‘por si a raíz de la misma pudieran aparecer nubes en sus hasta entonces despejadas perspectivas de retiro profesional’, los ex directivos se sirvieron de informaciones ‘sesgadas, incompletas y fragmentarias’ para lograr que la comisión ejecutiva de Caixa Penedès diera por buena la modificación de sus contratos, que ‘bendecían la abusiva autoconcesión de derechos económicos’.
El fiscal ha considerado que facilitó esa ‘abusiva modificación’ de sus contratos la‘carismática y omnímoda forma’ en que Pagès dirigía Caixa Penedés, con lo que consiguió ‘blindar’ formalmente los compromisos derivados de sus pensiones millonarias, según ha recogido Efe.
En opinión del Ministerio Público, con su conducta los querellados habrían prescindido de los principios sobre límites para la retribución de directivos bancarios dispuestos en 2009 por la Comisión Europea, en su beneficio y ‘en perjuicio directo de Caixa Penedés e, indirecto, del FROB’.
‘La jugada era redonda’, ha recogido el fiscal en la querella, dado que los querellados iban a ser propuestos como miembros del Consejo de Administración del nuevo Grupo BMN, un cargo que no está retribuido y que exigía que cesaran en sus funciones de directivos, como se ‘apresuraron’ a hacer.
El fiscal ha defendido que a los querellados poco o nada les importó la situación económica de la entidad, las recomendaciones europeas y los límites derivados del proceso de integración en curso’, como lo demuestra, a su parecer, el contraste entre las pensiones que se adjudicaron y el balance de activos y pasivos de la Obra Social de la entidad, que suman poco más de 86.000 euros en dos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario