Sempre amb tu

Sempre amb tu

domingo, 27 de enero de 2013

Financial Times amarga el fin de semana a Emilio Botín y le situa en su tormenta perfecta

"Clica aquí para acceder al artículo original"


La regulación, la crisis y la cuestión sucesoria, los tres grandes retos a los que se enfrenta el Banco Santander, según el rotativo económico.
El periódico económico 'Financial Times' (FT) publica en su suplemento del fin de semana un reportaje dedicado al presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en el que sitúa al empresario en su "tormenta perfecta", ya que el mercado interno se encuentra "por los suelos" y que el propio Botín supera en 13 años la edad normal de jubilación sin haber planteado un plan claro de sucesión.
"El problema se avecina, se mire como se mire, para Botín y para el mayor banco de España", señala FT, que repasa de forma exhaustiva la vida del banquero, al que se refiere como un "diminuto septuagenario" que los vecinos de Somosaguas (Madrid) pueden ver pasear alrededor de su casa a las 06.00 horas casi todas las mañanas.
El diario repasa la historia de la familia Botín, del Banco Santander y el éxito del actual presidente, el hombre que convirtió a una pequeña entidad en uno de los mayores bancos del mundo. Sin embargo, asegura que ahora los inversores están perdiendo la fe en la historia del banco y afirma que muchos accionistas han desertado.
Según FT, los inversores ven tres grandes riesgos y creen que cualquier de los tres podría arruinar la historia de éxito de Botín: la amenaza reguladora, un mayor deterioro de la economía española y la sucesión de Botín como presidente de la entidad.
"Si España fracasa, Santander fracasa"
Sobre la amenaza reguladora, el rotativo considera que las exigencias de la ayuda europea para la banca podrían resultar costosas para el Santander, a pesar de que la entidad sostiene que su nivel de capital es fuerte. De hecho, asegura que, según los analistas de Barclays, Santander podría tener que llenar un "agujero negro" de 18.000 millones porque el regulador europeo será más exigente que el Banco de España.
Ante la posibilidad de que la economía española empeore, FT alerta de que el banco caerá si el país entra en suspensión de pagos, ya que la entidad incrementó su exposición a la deuda española en 2012 atraído por los altos rendimientos que se vio obligado a ofrecer el Tesoro español. "Si España fracasa, Santander fracasa", advierte.

La sucesión, el mayor problema
A pesar de todo, el rotativo asegura que la amenaza "más inevitable" para el banco es la sucesión de Botín y se pregunta cómo se adaptará el Santander cuando el presidente ya no pueda hacerse cargo de la entidad. Según FT, esta es una cuestión "urgente" aunque el propio Botín se ha negado a abordarla hasta ahora.
A su parecer, antes o después habrá que plantear un plan de sucesión y la única opción para mantener el control dinástico es que le suceda su hija Ana Patricia Botín, que tendría que completar su aprendizaje al frente de la filial británica, aunque su capacidad para hacerse cargo del Santander genera dudas.
Según FT, el dilema de Botín se reduce a que no quiere jubilarse, pero sabe que no poner a su hija al frente del banco pronto podría socavar el control familiar del banco. "Si Emilio muere en el trabajo, Ana no podrá tener el nivel de apoyo interno para ser su sucesora", señala un socio al que se refiere FT.
Así, tras décadas de un éxito "espectacular", Botín y su empresa muestran signos de desmoronamiento, por lo que deberá esforzarse para hacer frente a estos tres grandes retos, ya que es poderoso, pero no "omnipotente".

EL SANTANDER un cortijo Familiar:

Empieza a preocupar también entre los inversores, la forma como se dirige el destino del Banco Santander. Con un Consejo de Administración en donde realmente cuesta encontrar consejeros independientes según los estándares de gobernanza de otros países, parece como si los Botín dirigieran el destino del banco pensando más en sus intereses que en el de todos los accionistas.
El FT destaca la política de dividendos del Banco Santander que ha pesar de que ha visto como sus beneficios se reducían el dividendo se ha mantenido y se estima que el ratio de payout será del 160% en 2012, bastante lejos del payout medio de otra empresas que se suele situar entre el 20-40% de los beneficios. El Banco podría y debería reducir su dividendo para fortalecer su balance, pero eso podría chocar directamente con los intereses de la familia Botín que necesita el flujo de dividendos del banco para poder mantener su nivel de vida y sobretodo hacer frente a las deudas acumuladas con la compra de acciones del Banco de Santander durante los últimos años en los que los Botín se han hecho con 90 millones de acciones.

Banco o Private Equity

El FT también señala las críticas a una política de adquisiciones que califican de transtorno obsesivo compulsivo que ha convertido en Banco no en un banco sino en una especie de holding Bancario con subsidiarias repartidas por todo el mundo, que se van comprando o vendiendo según aparecen las oportunidades o necesidades pero que no crean un Banco realmente global con una estrategia bancaria a largo plazo (En esto BBVA parece que también se ha contagiado de la misma estrategia que el Santander). En el caso del Santander, la reciente reducción de su participación en Brasil y México, dos de los mercados más atractivos, muestra que no existe una estrategia a largo plazo.
Este es una de los aspectos que parece más preocupante. Si se conoce un poco por dentro tanto Santander como BBVA en seguida se da uno cuenta que no existe una política de expansión del negocio bancario a largo plazo, es una carrera de adquisiciones en función de lo que convenga a corto plazo y del atractivo de la adquisicones pero después la integración del negocio bancario brilla por su ausencia, cada país e incluso cada área de negocio es una isla que puede ser vendida en cualquier momento según la necesidad, pero el concepto industrial de crear un banco global a largo plazo no existe, estamos más bien ante dos holdings de private equity especializados en banca que aglutinan sus participaciones bajo el paraguas de una misma marca, es decir mucho trabajo de papelería para unificar logos pero realmente poco de integración. 
Mucho ojo con lo que Financial Times informa, torres más altas se han derrumbado. Por nuestro bien, esperemos que no sea así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario