Sempre amb tu

Sempre amb tu

viernes, 24 de febrero de 2012

La Reforma laboral afecta a la lactancia y a la jornada reducida

Los trabajadores que se acojan a una reducción de jornada tendrán que aplicarla día a día y no podrán acumular esas horas, como hasta ahora. Así lo contempla la reforma laboral aprobada por el Gobierno hace ya casi tres semanas. La norma obliga a reducir la jornada de forma diaria, independientemente de las necesidades concretas de conciliación que tenga cada trabajador y trabajadora.
Además, los convenios colectivos podrán regular la concreción horaria en la que tiene que producirse la reducción de jornada en atención a los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral del trabajador y las necesidades productivas y organizativas de las empresas.
Esta disposición es una incitación a que los convenios colectivos regulen la concreción del disfrute de estos derechos en función de los criterios empresariales y en contra de los derechos y de las necesidades de los trabajadores.
La norma introduce también modificaciones en el derecho a la lactancia. A partir de ahora, sólo podrán ejercer este derecho el padre o la madre, pero no los dos, cuando las horas de lactancia se cojan día a día y no se acumulen. El sindicato dice que, de esta forma, se impide la aplicación en toda su extensión de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE, que reconoció que el permiso de lactancia es un derecho individual de la madre y del padre.
UGT denunció ayer los efectos nocivos que la reforma laboral tendrá sobre la igualdad entre hombres y mujeres y la conciliación de la vida personal y profesional. En un informe, la central señala la diferencia salarial que existe entre hombres y mujeres: en España, las trabajadoras cobran un 16, 7% menos que los trabajadores, algo por debajo de la media europea, en el 17,1%. Tomando como referencia las retribuciones anuales, las mujeres perciben de media el 78% del sueldo de los hombres.
El estudio, elaborado con motivo de la celebración ayer del día por la igualdad salarial, destaca algunas de las causas de esta brecha: la mayor dificultad de promoción profesional de las mujeres, el acceso a puestos de dirección o el trabajo a tiempo parcial, mucho más frecuente entre las trabajadoras. No obstante, los contratos indefinidos también están peor remunerados para las mujeres, un 28,9% menos. 
Para la secretaria para la Igualdad de UGT, Almudena Fontecha, algunos de los puntos de la reforma, como el periodo de prueba de un año del nuevo contrato o el fomento del empleo a tiempo parcial, "perjudicarán gravemente a las mujeres y la desigualdad será cada vez mayor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario