Sempre amb tu

Sempre amb tu

viernes, 1 de abril de 2011

Iniciativa Legislativa Popular para que la entrega del piso cancele la deuda


A la dificultad histórica en nuestro país para acceder a una vivienda digna, por parte de amplios sectores de la población, con la actual crisis económica se suma el problema de la pérdida de la vivienda por motivos económicos. Las personas afectadas por desahucios pertenecen a los sectores más castigados por la crisis: las personas que han perdido el trabajo, especialmente las que se encuentran en paro de larga duración y de éstas los colectivos tradicionalmente más vulnerables, como los inmigrantes o las familias monoparentales. Por otro lado, a la pérdida del trabajo y la consiguiente pérdida de la vivienda se suma una consecuencia totalmente inesperada y de graves efectos: el actual procedimiento de ejecución hipotecaria prevé que, en caso de impago, la vivienda vaya a subasta. Si la subasta queda desierta (lo que sucede en un 90% de los casos), el acreedor -la entidad financiera- se puede adjudicar la vivienda por el 50% del valor de tasación y seguir reclamando el resto de la deuda pendiente -más intereses y costas judiciales- a la persona ejecutada. durante el resto de su vida.
Así, a la dramática situación de no tener trabajo ni vivienda se suma una deuda irrecuperable que supone el embargo de nóminas o de cualquier ingreso o propiedad a su nombre.
Se trata por tanto de una condena a la exclusión social de por vida.
Ante los abusos de las entidades financieras, responsables de la actual crisis económica con la complicidad del gobierno es necesaria una movilización social que fuerce un plan de rescate para las miles de personas que se endeudaron, no para especular, sino simplemente par acceder a un bien de primera necesidad y a un derecho fundamental como es una vivienda digna.
Por todo ello, os invitamos a sumaros a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que permita llevar al Congreso de los Diputados una modificación de la ley hipotecaria y de enjuiciamiento civil, de manera que en casos de primera residencia, los deudores de buena fe, las persona puedan saldar la deuda con la entrega de la vivienda y empezar de cero, tal como sucede en Estados Unidos o, a través de diferentes procedimientos, en muchos otros países europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario