Sempre amb tu

Sempre amb tu

sábado, 24 de diciembre de 2016

Guía - Análisis de la actividad laboral en la salud de trabajadores de más de 55 años

"Clica" aquí para acceder a la Guía
La ampliación de la vida laboral plantea una serie de interrogantes sobre sus consecuencias para los individuos y para el conjunto de la sociedad. Algunas de esas consecuencias afectan a preguntas de carácter más general y existencial, si se quiere, en la medida en que afectan a una concepción desarrollada y asentada en los países europeos sobre el significado del trabajo en la vida y su equilibrio con otras facetas de la misma y de la propia existencia. Los sistemas de pensiones suponen un sistema de solidaridad que permite a los trabajadores y trabajadoras adquirir mediante su esfuerzo el derecho a liberarse de la actividad laboral durante el último periodo de su ciclo vital. Alargar la edad laboral puede ser entendido como una amenaza a este derecho y un cuestionamiento de los principios que lo sustentan. Existen algunas perspectivas que consideran que la postergación no supone un cambio relevante, uno de los argumentos más habituales tiene que ver con la ampliación de la esperanza de vida y la mejora de la calidad de la misma durante sus últimos años. De acuerdo con este encuadre, la ampliación de la edad laboral no supondría, en términos absolutos, un recorte del periodo de disfrute de la jubilación, debido a la prolongación de los años de vida. El retraso de la edad de jubilación implicaría, por tanto, una suerte de actualización de la duración de la vida laboral ante el aumento en la expectativa de vida. Sin lugar a dudas, ésta no es una cuestión cerrada, sino abierta a numerosas consideraciones, como se mencionaba anteriormente, sobre la existencia humana y el lugar que ocupa el trabajo dentro de la misma.
¿Es posible que el trabajo siga siendo productivo con la edad?, ¿Cuáles son las consecuencias de prolongar la vida laboral para la salud de los trabajadores? Ambas preguntas están íntimamente ligadas y obtienen respuestas diversas, algunas de ellas arraigadas en el sentido común y otras en algunos estereotipos y prejuicios relacionados con la edad.
Con la presentación de esta guía, pretendemos recopilar de manera sistemática la evidencia empírica sobre la vinculación que existe entre el trabajo y la salud laboral a partir de una determinada edad, 55 o más años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario