Sempre amb tu

Sempre amb tu

sábado, 23 de julio de 2016

Lavarse las manos, también en el trabajo, previene enfermedades

El lavado de manos es un hábito que aprendemos desde niños y se convierte en una práctica habitual, casi mecánica, antes de cocinar, comer o después de ir al baño. Pero, ¿es suficiente?
En el mundo occidental se acostumbra a estrechar las manos como saludo, a taparse la boca con las manos cuando se estornuda y, además, manejamos con ellas dinero y productos, o nos agarramos en el metro o el autobús en el mismo sitio que lo hacen miles de personas cada día.
Si tenemos en cuenta que las manos nos ponen en contacto con las personas, animales y cosas que nos rodean, y que, por ello, son un transmisor natural de gérmenes, llegaremos a la conclusión de que debemos poner más atención al hábito de echarse jabón, frotar, aclarar y secar.
Debido a la cantidad de objetos que tocamos cada día -dinero, picaportes, interruptores, teclado del ordenador, barandillas o el volante del coche- entramos en contacto con caldos de cultivo de bacterias. Esto hace necesario que nos lavemos las manos también siempre que lleguemos a nuestro centro de trabajo y antes y después de las reuniones. De este modo, reduciremos las posibilidades de contagio.
Tomar medidas de prevención para evitar infecciones es preferible a caer enfermo y tener que recibir tratamiento. En época de resfriados o en el verano que se pasa más tiempo fuera de casa, todos deberíamos hacer un esfuerzo para ser tan higiénicos como fuera posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario