¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

jueves, 23 de junio de 2016

PARA UGT NO SOBRA NADIE EN EL SECTOR FINANCIERO

Por su interés transcribimos un artículo publicado en la página web de nuestros compañeros de UGT en CaixaBank.

Últimamente se acrecienta una campaña de opinión que aboga por una completa transformación del sistema financiero, antes que por una adecuación a las nuevas herramientas que ofrece la tecnología. Desde quien afirma que la industria financiera está obsoleta (el país, 6 dejunio), a articulistas que aseguran que sobran todos y todas (cinco días,17 de junio).
Así se aducen hechos que se dan por ciertos en un futuro muy cercano:
    La inteligencia artificial, ayudada por el Big Data, será quien haga un seguimiento estricto de los comportamientos del cliente y le ofrecerá productos a la medida de sus necesidades.
   La mecanización vía cajeros, vía teléfonos móviles, vía telepatía teleclinénesica, sustituirá los servicios que actualmente ofrece una oficina bancaria.
    Según Funcas, de las 37.903 oficinas y 231.389 empleados del sector en 2012, se prevé que queden 28.000 sucursales y trabajo para 180.000 personas en 2019. En siete años habrán cerrado el 26,13% de sucursales bancaras y se habrá amortizado  el  22,21% del empleo en banca.
    En pocos años pasaremos de ser clientes de una entidad financiera a titulares de un código IBAN que podrá pasar de una entidad a otra, a modo de portabilidad telefónica.
Esto es básicamente el desarrollo del gran sueño de la banca, o de aquellos financieros superhipermega preparados que diseñan estrategias para maximizar beneficios a costa de lo que sea, ya sean los clientes, ya sean los trabajadores, ya sea la sociedad en su conjunto.
Al sistema financiero sólo se le piden dos cosas: primero que de servicios financieros a la mayor parte de la población, y segundo que active la economía dando créditos y asegurando los ahorros. Por supuesto en un marco de correctas prácticas bancarias y sostenible competencia en los precios. Aún queda pendiente que los responsables de esta industria bancaria asuman su parte de culpa en todo lo que se ha hecho justo en la dirección contraria: fue con la caída de una firma muy especializada y técnica con lo que se inició la crisis (LehmanBrothers,14 de septiembre de 2008); y no pocas entidades financieras alentaron la colocación de productos inadecuados a su clientela.
Por otra parte, todavía no hay máquina en el mundo que pueda suplantar el buen olfato de un director de oficina a la hora de conceder un préstamo. Es decir, no hay algoritmo capaz de evaluar la confianza, al igual que no hay algoritmo que ponga a Iniesta en el once ideal de la UEFA.
Todavía no hay máquina que genere fidelidad en el cliente simplemente con una sonrisa y un buenos días.
Y todavía sigue habiendo complicados procesos automáticos capaces de generar descalabros bursátiles de forma inmediata provocando la ruina y desesperación de miles de ahorradores y de fondos de pensiones.
No puede ser que al final se lleve a cabo el sueño de unos pocos financieros, atrincherados en sus despachos, en el que no se necesitan trabajadores y sólo se requiera de clientes para colocarles sus invenciones.
Para UGT ésta no es la vía. En este sector no sobra nadie:  todos somos necesarios para evitar la exclusión financiera y realizar un servicio fundamental para la sociedad, y que, además, este sea correcto, sostenible y respetuoso con los clientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada