Sempre amb tu

Sempre amb tu

sábado, 8 de marzo de 2014

8 de Marzo, día de la mujer trabajadora: Todavía queda mucho por hacer

Carta que ha sido dirigida personalmente a  todas y cada una de las trabajadoras de Banco Santander en Catalunya por la compañera Laura Ortega, responsable de temas de Igualdad y Colectivos de la sección sindical de Banco Santander en Catalunya

Apreciada compañera:

El próximo 8 de marzo, las trabajadoras de todo el mundo conmemoramos las luchas y esfuerzos realizados por alcanzar la justicia y el desarrollo con igualdad de oportunidades para las mujeres.
Dicho esto, y referido al sector financiero y más concretamente a nuestra empresa, todavía hoy día, las mujeres nos vemos en la tesitura de tener que optar entre el desarrollo personal o el profesional. Intentar conciliar ambos perfiles suele suponer un coste elevado para ambos roles, con un alto precio que debemos pagar las mujeres que tomamos esta decisión.
Principalmente hay tres barreras con las que debemos enfrentarnos las mujeres:
Barreras estructurales: los horarios extensos y discontinuos, la elevada exigencia, las políticas de recursos humanos, las dificultades para la conciliación, etc. Los horarios discontinuos y la distribución del tiempo en la banca, entre otros, son dos factores primordiales que suponen una de las barreras más importantes a las que debe enfrentarse la mujer en su vida laboral.
Barreras personales: Aspectos como la edad, estado civil y tener personas dependientes a cargo influyen en detrimento de nuestra carrera profesional.
Barreras actitudinales: En este apartado se contemplan valores subjetivos, como emociones, impresiones o percepciones personales que los individuos tienen de su entorno laboral y de los efectos que producen sobre su carrera. Las barreras actitudinales también están en los que no ven a la mujer con suficiente capacidad, a pesar que hoy día, las mujeres tenemos las mismas aspiraciones y capacidades profesionales que los hombres y cada vez más estamos dispuestas a asumir puestos idénticos a los que pueda optar un hombre.
Derribar estas barreras, estos obstáculos, ha de ser empeño de todas y todos.
En el ámbito personal, para las compañeras con responsabilidades familiares, es importante contar con una pareja que se implique en las tareas familiares, asumiendo las que por “designación natural” hemos ejercido hasta ahora las mujeres. Asimismo, la aceptación por parte del hombre de la carrera profesional de su compañera supone otra ventaja adicional para que la mujer enfrente con otro talante su promoción.
Si bien las medidas de igualdad  han ayudado, en cierta forma, a reducir la brecha entre hombres y mujeres en cuanto a derechos, aún existen trabas que dificultan el pleno desarrollo profesional de la mujer.
La ausencia de una auténtica política de flexibilidad horaria y las restricciones en cuanto a los niveles de comunicación, son elementos que actúan en detrimento del desarrollo de la carrera de las mujeres dentro del mundo financiero. Frente a todas las trabas y prejuicios, las mujeres hemos aprendido a optimizar nuestro tiempo, lo que debiera ser un valor añadido a favor de nosotras.
La conmemoración del 8 de marzo, debe promover la reflexión y el diseño de estrategias políticas y de acción sindical que aseguren el respeto de los derechos humanos de todas las mujeres trabajadoras.

Recibe un afectuoso saludo


Laura Ortega Rojas
Igualdad y Colectivos
Secció Sindical Santander
Catalunya

No hay comentarios:

Publicar un comentario