Sempre amb tu

Sempre amb tu

lunes, 11 de noviembre de 2013

La banca se libera de responsabilidad al vender productos de riesgo

Los bancos no tendrán responsabilidad ninguna en la comercialización de los productos de riesgo que ofrecen. En cambio, los clientes deben asumir la tarea de informarse adecuadamente y la obligación de cumplir los contratos que firmen a la hora de adquirir productos financieros. Por otra parte, se obliga a los notarios a ser los encargados de comprobar que así sea. Esta es la principal conclusión de la propuesta que ha salido de la subcomisión de Transparencia Financiera del Congreso y la que ha motivado que el texto presentado por el Partido Popular no cuente con el apoyo de ningún otro partido político.
Tras meses de trabajo, el martes se dio el visto bueno a una nueva normativa que pretende fortalecer la seguridad de los ahorradores, pero que no parece conseguirlo. De las 13 medidas enunciadas, sólo dos son nuevas. La primera: implantar un periodo de reflexión obligatorio de entre 24 y 48 horas antes de contratar un producto financiero. La segunda: la necesidad de identificar el riesgo de cada producto o hipoteca con un código de colores, una especie de semáforo de advertencia, en el que el verde sería la seguridad completa del capital invertido y el rojo indicaría que la posibilidad de perder dinero es elevada. Es decir, los depósitos llevarían un verde, mientras que un producto como las preferentes debería ir identificado en un rojo intenso.
Pero más allá de estas dos novedades, el texto no convence ni a políticos ni a expertos. No se comprometen a nada. Con este texto se da pie a que vuelvan a repetirse engaños como el de las preferentes.
La realidad es que el resto de las 13 conclusiones es un compendio de una nueva redacción de exigencias que ya estaban de una u otra forma en la legislación estatal. Por ejemplo, se insta a ampliar la formación financiera de los ciudadanos a través de la web finanzasparatodos.es, que ya lanzaron la CNMV y el Banco de España en mayo de 2010. También se insiste en la necesidad de formar a los trabajadores de banca para que conozcan los productos que tienen que vender y se pide, algo que los sindicatos llevan años demandando, que se cambie el sistema de incentivos a los empleados de banca. El actual, enfocado a la venta/colocación de productos y campañas, en lugar de intentar satisfacer las necesidades de los clientes busca maximizar los objetivos económicos de la propia entidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario