Sempre amb tu

Sempre amb tu

jueves, 7 de noviembre de 2013

Insostenible: Crece el paro, empeora la calidad del empleo y disminuye la protección socia


La política económica del Gobierno es insostenible: sigue aumentando el paro y empeora la calidad del mismo (la contratación indefinida ha caído un 23,8% hasta octubre de 2013 con respecto al año anterior) gracias a la nefasta reforma laboral; se debilitan las redes de protección social (prestaciones por desempleo, pensiones y servicios sociales) y crece la pobreza y la desigualdad. Cabe destacar que en un solo mes, de agosto a septiembre, la tasa de cobertura de prestaciones por desempleo ha caído en 3,7 puntos, pasando del 64,46% al 60,74%, la mayor caída en un mes en toda la serie histórica que comienza en 2001, el nivel de protección más bajo desde 2005. El ciudadano no percibe los mensajes reiterados de recuperación y ve muy lejana la salida de la crisis. Los PGE para 2014 son el reflejo del empecinamiento del Gobierno en un camino equivocado. UGT considera que son necesarias otras políticas para que la recuperación llegue a las personas. En este sentido, reclama, entre otras cosas, priorizar el empleo y el crecimiento, una verdadera política industrial, reforzar las políticas de protección social y establecer mecanismos de redistribución de la renta.

Principales datos:
  • En octubre volvió a aumentar el número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, en esta ocasión en 87.028 personas. Con ello la cifra total se sitúa en 4.811.383. Es un mal resultado, que agrava puntualmente la de por sí insostenible situación de nuestro mercado laboral. Era, en todo caso, algo previsible, puesto que octubre es un mes en el que suele incrementarse el desempleo, por motivos estacionales (finalizan definitivamente los contratos ligados a la temporada estival y se incorporan nuevos demandantes de empleo).
  • El paro ha aumentado en todos los sectores, excepto en la construcción (-10367). En el que más, como suele suceder en este mes, en los servicios (68.870). Ha aumentado casi en igual cuantía entre los hombres y entre las mujeres (35.972 y 34.913 respectivamente). Y también ha crecido tanto entre los menores de 25 años (16.143) como entre los mayores de esa edad (70.885). En cuanto a las Comunidades Autónomas, ha aumentado en todas excepto en la Comunidad Valenciana.
  • Por lo que se refiere a la contratación, ha aumentado un 10,9%% respecto de octubre del pasado año. Pero el comportamiento difiere notablemente según el tipo de contrato, como ya viene siendo habitual: el número de contratos indefinidos cae un 8,6%, mientras que el de temporales aumenta un 12,8%.
  • La tasa de cobertura de las prestaciones ha caído drásticamente en el mes de septiembre*, pasando del 64,46% al 60,74%. Es la tasa más baja desde abril de 2005.
(*) Los datos de prestaciones se publican con un mes de retardo respecto de los datos de paro registrado

Valoración:
El aumento del número de personas desempleadas en octubre en 87.028, aunque esperado, es una muy mala noticia. Sobre todo porque se produce en un contexto en el que la cifra de parados registrados totales es ya muy elevada (4,8 millones). Son 389.000 parados más que en diciembre de 2011, cuando el Partido Popular accedió al Gobierno. Y no hay que olvidar que el número de personas desempleadas en nuestro país se eleva hasta 5,9 millones si tomamos los datos de la EPA, la estadística homologada internacionalmente para estimar el paro. En este contexto, pretendidos cambios tan sutiles como los que está empeñado en “vender” el Gobierno desde hace meses resultan improcedentes, y en nada ayudan a mejorar las expectativas de los ciudadanos y a situar el problema en sus justos términos: el desempleo es nuestro mayor problema como país, y su lucha debería ser el objetivo prioritario de todas las políticas públicas.
Además, y pese al favorable dato puntual del mes de octubre (la afiliación aumentó en términos medios en 54.927 personas) nuestra economía sigue destruyendo empleo en tasa anual, a un ritmo del 2,2%.
Pero tan grave como la insostenible situación del desempleo es el empeoramiento de la calidad del empleo que se está produciendo y el aumento de la desigualdad y pobreza que está generando la dinámica de nuestra mercado laboral, consecuencia directa de la nefasta reforma laboral que introdujo el Gobierno en 2012.


  • De un lado, resulta muy preocupante la continua pérdida de peso de la contratación indefinida, que de nuevo se ha vuelto a reducir en octubre respecto de la registrada en el mismo mes del año anterior. En términos acumulados, en 2013 se han hecho casi 300.000 contratos indefinidos menos que en el año anterior hasta el mismo mes, lo que supone una caída del 23,8%. Es una muestra fehaciente del fracaso de la reforma laboral del Gobierno, que tenía como uno de sus objetivos declarados mejorar la calidad del empleo, y que está provocando justamente lo contrario, precarizar el empleo existente hasta niveles desconocidos con anterioridad.
  • De otro, hay que destacar muy negativamente la intensa caída que se ha producido en el mes de septiembre en la cobertura de las prestaciones por desempleo, y que tiene su causa directa en el impacto de las medidas aprobadas en agosto pasado en el Real Decreto-ley 11/2013, que introducía nuevos recortes y restricciones en el acceso a las prestaciones, que se sumaban a los aprobados en julio de 2012. La consecuencia está siendo la expulsión de gran número de desempleados del sistema de prestaciones, lo que está elevando los niveles de pobreza y desigualdad de nuestro país. En tan sólo un mes (de agosto a septiembre) la tasa de cobertura ha caído 3,7 puntos, pasando del 64,46% al 60,74%. Es la caída más intensa en un solo mes de toda la serie histórica de este indicador, que comienza en 2001, y sitúa su nivel en el más reducido desde abril de 2005.
    En definitiva: octubre ha supuesto más paro. Y con ello, la constatación de que la salida de la crisis queda aún muy lejos. Para UGT la recuperación económica será un hecho cuando las cifras indiquen que existe un crecimiento económico continuo y elevado, que suponga creación de empleo de calidad de forma sostenida, y que permita una reducción constante del número de desempleados. En definitiva, cuando las mejoras en las cifras macroeconómicas se traduzcan en una mejora del bienestar de los hogares y de las personas. Y eso está lejos de suceder.
    Las políticas del Gobierno no están contribuyendo a ello. Al contrario: no apoyan la reactivación a corto plazo, no impulsan los elementos esenciales para cambiar nuestro modelo productivo y construir una economía más competitiva sobre bases más sólidas y duraderas, y, especialmente, están desmontando las principales redes de protección social (prestaciones por desempleo, pensiones, servicios sociales), contribuyendo decisivamente a elevar la desigualdad y pobreza en nuestro país. Los Presupuestos Generales del Estado que ahora se están debatiendo en el Parlamente son una muestra de ello, ya que las políticas que contienen no sirven para impulsar la reactivación, mientras recogen importantes recortes en servicios públicos esenciales.
    Para alcanzar una verdadera recuperación son necesarias otras políticas, que pasan por crear una verdadera política industrial, más y mejores políticas de empleo y un reforzamiento de las políticas de protección social y de los mecanismos de redistribución de la renta.
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario