¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

sábado, 12 de octubre de 2013

Los trabajadores están soportando en exclusiva la moderación de los precios con la bajada de sus salarios


Según los datos del Instituto Nacional de Estadística el IPC se situó en el mes de septiembre de 2013 en el 0,3% en términos interanuales. UGT considera que tras esta moderación del nivel de precios, - consecuencia del “efecto escalón” causado por la subida del IVA de 2012 -, y que debería ser tomada como una buena noticia porque supone un alivio para las economías domésticas y una ganancia de productividad para las empresas, encontramos un consumo que cae en picado afectando a la actividad económica y, al empleo. Desde UGT subrayamos que el peso de la moderación de los precios está siendo soportado en exclusiva por los trabajadores que están sufriendo además una disminución de los salarios – confirmada por la EPA, Eurostat y los datos de Contabilidad Nacional- mientras crecen los beneficios empresariales. Por ello reclama un cambio en la política económica y laboral que centre su objetivo en la recuperación económica a través de políticas expansivas y de estímulo que traerán consigo la creación de empleo.
Según los últimos datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en el mes de septiembre de 2013 en el 0,3% en términos interanuales, lo que supone una disminución de un punto y tres décimas con respecto al registrado en el mes anterior. Esta moderación ha sido consecuencia fundamentalmente del “efecto escalón” causado por la subida del IVA producida en el mes de septiembre de 2012, que deja de tener efecto en la comparativa con los precios del mes de septiembre de este año. Por su parte, la tasa de variación mensual del IPC ha sido del -0,2%, cinco décimas menos que la registrada en el mes de agosto.
La inflación subyacente, que mide la variación general de precios descontando los alimentos no elaborados y los productos energéticos, ha disminuido ocho décimas hasta situarse en el 0,8%, superando al índice general en cinco décimas.

El denominado “efecto escalón”, causado por la subida de los tipos impositivos en septiembre de 2012 -que elevaron el tipo general del 18% al 21% y el reducido del 8% al 10%, además de modificar la categoría en la que se encuadraban algunos productos básicos, que llegaron a pasar del tipo superreducido al tipo general- está detrás del significativo descenso que se ha registrado en el Índice de Precios de Consumo, que se ha situado en el mes de septiembre en el 0,3%, su tasa más baja desde noviembre de 2009 (mes en el que se registró también un crecimiento del 0,3%). De este modo, a partir de septiembre es posible comparar directamente los precios de los productos al eliminarse el efecto fiscal que afectaba a la comparación de precios de productos al soportar cargas fiscales distintas.
En primer lugar, es conveniente señalar que pese a que una moderación en el nivel de precios de consumo debe ser tomada como una buena noticia, en la medida en que supone un alivio para las economías domésticas y una ganancia de productividad vía precios para las empresas, la causa que hay detrás de esta atonía en el crecimiento de los precios no puede ser considerada como un elemento positivo que hable de una evolución favorable de nuestra economía.
Así, detrás de este leve crecimiento de los precios nos encontramos con un consumo que cae en picado, tal y como nos revelaron los datos de la Contabilidad Nacional publicados a finales del mes de agosto (en consumo final desciende en el II trimestre del año un 2% y la demanda nacional cae un 3,5%), afectando de manera significativa a la actividad económica y, por tanto, al empleo, y con una disminución de unos salarios, tanto si los medimos en términos reales (descontando el efecto de los precios) como si lo medimos en términos nominales.
Las estadísticas son, en este último punto, considerablemente claras y no dan lugar a error ni a otra interpretación posible: en la Encuesta de Población Activa, publicada por el INE, se habla de una caída del coste salarial del 0,6% en el segundo trimestre del año, con lo que acumula tres trimestres en negativo; el Eurostat, en una comparativa que realiza a nivel europeo sobre los costes, publica que España es uno de los cuatro países en los que caen los salarios, en clara contraposición con lo que ocurre en el resto de Europa; y en los datos sobre Contabilidad Nacional se recogen descenso de la remuneración a los asalariadas del 5%, que muestran una evolución opuesta a la de los beneficios empresariales. Asimismo, los datos sobre costes laborales unitarios, tanto si lo medimos en términos nominales como si lo hacemos en términos reales, son igualmente esclarecedores, con caídas del 2,3% y del 2,9% respectivamente en el II trimestre del presente año.
Solamente en las estadísticas de convenios colectivos encontramos un ligero crecimiento de los salarios, registrándose hasta el mes de septiembre una subida salarial media del 0,56% (que se situaría en el 0,42% si tomamos sólo en cuenta los convenios que inician sus efectos económicos en el año 2013), en línea con lo acordado en el II AENC. No obstante, si se quiere ser fiel a la verdad y no manipular a la opinión pública, hay que tener en cuenta que de los más de 3,7 millones de trabajadores con convenio firmado en el año 2013, el 30% ha pactado reducirlo o congelarlo, a lo que habría que sumar la nueva congelación salarial que sufrirán en 2014 los 2,8 millones de empleados públicos, elementos, todos ellos, que dan muestra de cuál es la verdadera evolución de los salarios.
El peso, en conclusión, de la moderación de los precios está siendo soportado en exclusiva por los trabajadores, a los que habrá que sumar, a partir del año 2014, a los pensionistas, que verán cómo sus prestaciones pierden poder adquisitivo como consecuencia del nuevo índice de revalorización que ha implantado el Gobierno.
Por todo ello, desde UGT reclamamos un cambio en la política económica y laboral del Gobierno. El objetivo prioritario debe ser la recuperación de la actividad económica a través de políticas expansivas y de estímulo, que traerán consigo la creación de empleo. No obstante, no es suficiente con ello, porque el empleo que se cree debe ser de calidad si realmente queremos jugar un papel significativo en el ámbito internacional, y para ello debe de revertirse la reforma laboral aprobada en febrero de 2012, que fomenta la precarización y la caída de los salarios.
Las señales, se miren por dónde se miren, son muy preocupantes, y ni siquiera un dato que pudiera ser bueno en otro contexto puede ser calificado como tal si se analiza qué está detrás de su resultado. Mientras se siga apostando por los ajustes salariales, seguirá cayendo el consumo y la inversión, la demanda interna y con ella la actividad y el resultado final serán nuevas pérdida de empleo que nos imposibilitará salir del círculo recesivo en el que nos encontramos.

1 comentario:

  1. Estamos todavía a medio camino de que sigan bajando los salarios, vienen impuestos por la Troika para que podamos devolver la deuda. Los políticos nos mienten pero saben perfectamente que los próximos años, seremos más pobres (los trabajadores) por la bajada de salarios y el aumento de los impuestos, no se pudo hacer devaluación, pues no hay peseta y se esta haciendo vía salarios. Dentro de tres años España será competitiva, pues su salario trabajador/hora productiva sera equivalente a la de Marruecos, no se rían, no es un chiste, es la realidad, entonces se creara trabajo con nuevas empresas y precarios salarios, pero entonces seremos ya un país competitivo pero los trabajadores mucho más pobres.
    No hay vuelta atrás esta es la realidad

    ResponderEliminar