Sempre amb tu

Sempre amb tu

martes, 1 de octubre de 2013

Cambiar el huso horario no va a mejorar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal

Una organización del tiempo de trabajo que posibilite la conciliación sólo será posible con un cambio de modelo productivo

UGT considera que el Informe aprobado ayer por la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, y elaborado por la Subcomisión para el Estudio de la Racionalización de Horarios, la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral y la Corresponsabilidad, no va a suponer ninguna mejora en la situación de la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de los trabajadores ya que, teniendo en cuenta la situación actual, sus conclusiones son claramente insuficientes para conseguir avanzar hacia una sociedad en la que la vida laboral y la vida privada sean realmente compatibles.
El sindicato considera que una organización del tiempo de trabajo que posibilite la conciliación sólo es posible con un cambio de modelo productivo a través de una mejora de nuestro tejido empresarial, y esta es una tarea que necesitamos hacer sin demora.
Las conclusiones del Informe no abordan el problema de la conciliación en nuestro país, se limitan a recomendar la aprobación de una nueva Ley de Conciliación y la elaboración de un estudio socioeconómico para conocer cuál sería la incidencia en la economía respecto de un posible cambio en el huso horario en España. Las medidas propuestas, por si solas, no van a mejorar las cosas si no se implementan con políticas públicas que contribuyan a facilitar la compatibilidad entre el trabajo y la vida familiar y personal.
Lejos de conseguir este objetivo, las decisiones adoptadas por el Gobierno hacen más difícil la conciliación a los trabajadores. Claro ejemplo es lo sucedido con el contrato a tiempo parcial, que, con los cambios introducidos por la reforma laboral, en lugar de suponer una opción para mejorar la conciliación de la vida personal y familiar, ha transformado esta figura contractual en una de las formas más nítidas de precariedad laboral de nuestro mercado de trabajo.
La reforma laboral también ha dejado a discreción del empresario una parte de la jornada laboral y ha endurecido el acceso al derecho de reducción de jornada por el cuidado de los hijos.
Además, ha debilitado la negociación de los convenios colectivos y de los planes de igualdad que precisamente tienden a racionalizar el tiempo dedicado al trabajo para mejorar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral; facilitando a las empresas el descuelgue de los convenios que les son de aplicación.
Por otra parte, el incremento de la jornada laboral de los empleados públicos, y la liberalización de horarios comerciales, no ha hecho más que profundizar en los graves problemas que tienen los trabajadores de estos sectores altamente feminizados, para conciliar la vida laboral con la vida familiar y personal.
El Informe tampoco contempla como el Gobierno a través de los recortes y reformas que está llevando a cabo - sobre todo en materia de educación, servicios sociales y sanidad- agudiza esta situación. La eliminación de rutas y comedores escolares, el cierre de escuelas en el ámbito rural y los recortes en la atención a las personas dependientes, implica que estas tareas recaerán de nuevo en manos de las mujeres, empeorando así la situación de las mismas y obligando a que, en algunos casos, tengan que decidir entre mantenerse en el mercado laboral o dedicarse en exclusividad al cuidado de la familia.
Por todo ello, UGT lamenta que la Comisión de Igualdad no haya aprovechado el Informe para instar al Gobierno a que cambie el rumbo de sus políticas de recortes que ahondan en la precariedad laboral e incrementan exponencialmente las dificultades para conciliar la vida personal, familiar y laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario