Sempre amb tu

Sempre amb tu

martes, 3 de septiembre de 2013

El Gobierno cambiará la revalorización de las pensiones para 2014

El IPC dejará de ser la referencia con la que se actualizan las pensiones. En 2019, introducirá un factor de sostenibilidad para las nuevas pensiones

El Gobierno presentó ayer lunes un borrador de la reforma de las pensiones que quiere aprobar antes de final de año, inspirada en el informe de los expertos que encargó el pasado junio. La propuesta mantiene la líneas generales de ese texto: el Gobierno quiere desvincular las pensiones de la inflación desde el año próximo, algo que afectará a todos los pensionistas, y propone un mecanismo que ligue la cuantía de la pensión a la esperanza de vida (cuanta más esperanza de vida, menos pensión inicial) para los pensionistas que entren en el sistema a partir de 2019.
De los dos mecanismos, el que se refiere a la actualización anual de las pensiones es el que afecta a más personas: a todos los que ya están cobrando una pensión, más a todos los que entren en el sistema en los meses y años venideros. En vez de con el IPC, como hasta ahora, las pensiones pasarán a actualizarse según una ecuación que tendrá en cuenta el IPC, los ingresos y gastos de la Seguridad Social y la corrección del déficit estructural de España. Todo, teniendo en cuenta la evolución de estas variables en los seis años anteriores, y las previsiones para los siguientes cinco. Este mecanismo empezaría a aplicarse ya para 2014, es decir, en la revisión de las pensiones que se anuncia en el próximo mes de diciembre.
El Gobierno introducirá un mecanismo para que la actualización de las pensiones no suponga una bajada de la pensión: fijará un suelo para la revalorización entre el 0% y el 0,25%. Así, las pensiones podrían congelarse, pero no bajar. También se introduciría un techo a las subidas, para que en los años buenos, las pensiones no suban más que el IPC+0,25%. Lo que se pase de esa cantidad se dedicaría a enriquecer el Fondo de Reserva (la hucha de las pensiones, que se utiliza cuando el sistema está desequilibrado, como en este año y en el pasado).
La otra pata de la reforma del Gobierno consistirá en aplicar un Factor de Sostenibilidad para ligar la cuantía de la pensión a la esperanza de vida: la idea es que, a medida que vaya aumentando la esperanza de vida, la cuantía de la pensión inicial sea más pequeña, para que pensionistas de distintas generaciones acaben cobrando la misma cantidad pese a que, estadísticamente, unos viven más años y otros menos. Este factor empezaría a aplicarse a partir de 2019, y sólo afectaría a los pensionistas que accediesen a la pensión en ese año y a partir de entonces.
Se diga como se diga y si nadie lo remedia, esto es una bajada de las pensiones camuflada y de forma definitiva. Los pensionistas irán perdiendo poder adquisitivo año tras año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario