Sempre amb tu

Sempre amb tu

sábado, 21 de septiembre de 2013

Economistas de izquierdas lanzan una propuesta alternativa de pensiones

Accede al documento
Defienden tener en cuenta variables como la tasa de actividad, los salarios o la productividad y no centrarse solo en la reducción del gasto.
Aseguran que se ha llevado a cabo una campaña interesada para favorecer a los fondos privados de pensiones.
Un grupo de conocidos economistas del ámbito de la izquierda han elaborado un documento con propuestas alternativas a la reforma de pensiones planteada primero por el comité de expertos formado por el Gobierno y, más tarde, por el propio Ejecutivo. Su informe pretende desmontar las bases sobre las que se ha construido la nueva reforma, que consideran falaces y alarmistas, y dar algunas claves para mejorar la eficiencia del sistema.
El grupo subraya que las pensiones no tienen por qué financiarse solo mediante las cotizaciones sociales, sino que pueden habilitarse partidas presupuestarias para ello. "Afirmar que son los trabajadores y salarios los únicos que han de mantener las pensiones es un planteamiento incorrecto. No hay ninguna razón para eximir del gravamen a las rentas del capital y a las empresariales", dicen.
Por ello, proponen actuar sobre los ingresos del sistema, y no solo sobre los gastos, algo que también han sostenido los sindicatos mayoritarios. Aseguran, además, que el gasto del sistema público de pensiones en relación al PIB es reducido si se compara con el de la mayoría de los países de nuestro entorno. "Destinamos a ello el 10% del PIB, mientras que la media de la eurozona tiene un gusta del 12,2%", señalan.
Entre las personas que suscriben el documento están Vicens Navarro, Miren Etxezarreta, Antonio González, Adoración Guamán, Juan Francisco Martín Seco, Albert Recio, Pedro Montes, Julio Rodríguez, Jordi Roca, Juan Torres o el diputado de IU Alberto Garzón.
Tras la reforma de las pensiones que ya está en vigor (que amplía la edad de jubilación a 67 años progresivamente hasta 2027), el techo de gasto en pensiones que alcanzaría España sería del 14% del PIB en 2050, según un informe de la Comisión Europea recogido por los expertos. "A partir de ese momento el gasto se reduce rápidamente debido a que la presión demográfica de la llegada de la edad de jubilación de las generaciones del 'baby boom' es sustituida por el efecto contrario: la llegada de las generaciones de la más baja tasa de natalidad de la historia", aseguran.
Critican también que la esperanza de vida, la pirámida de población y la proporción entre activos y pasivos sean las únicas variables tenidas en cuenta para plantear una nueva reforma. El documento habla de la renta per cápita, la esperanza de vida, o la tasa de actividad como factores estratégicos que considerar. "Denunciamos que es falso que una mayor esperanza de vida sea lo que ponga en peligro el futuro de las pensiones. El equilibrio financiero depende no solo del número de pensionistas y empleados y de la magnitud de las pensiones, sino de otros factores de los que no se habla: del empleo, de la productividad, del nivel de los salarios, de la extensión de la economía sumergida", explican.
Los expertos denuncian que se ha llevado a cabo campañas interesadas y catastrofistas para generar alarma entre la población. "Existen sospechas bien fundadas de que las múltiples campañas realizadas para sembrar dudas acerca de la viabilidad de las pensiones públicas tienen también como finalidad potenciar los fondos privados. De ahí que en todas las reformas se plantee la necesidad de completar las pensiones públicas con pensiones privadas", denuncian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario