Sempre amb tu

Sempre amb tu

viernes, 5 de abril de 2013

Las entidades nacionalizadas perdieron 22.000 millones en depósitos el año pasado


La desconfianza en la banca más debilitada se tradujo en un movimiento de sus depósitos hacia las entidades más solventes. Así, las cuatro entidades nacionalizadas (Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia) sufrieron el año pasado una importante fuga de recursos, principalmente entre los meses de mayo y septiembre. El gran beneficiado fue el Santander.
La crisis de Bankia pasó factura a estos cuatro grupos, que vieron cómo su cuota de mercado mermaba en 2,5 puntos porcentuales, lo que supone 22.000 millones de euros.
Esta situación se produjo en un contexto de incertidumbre en el sector y de crisis económica, que redujo esta actividad en el conjunto del sistema. El Gobierno reclamó ayuda a Europa para sanear los balances del lastre inmobiliario en plena desconfianza de los mercados hacia nuestro país.
La inestabilidad promovió el fenómeno denominado "flight to quality", es decir, movimientos de dinero hacia las entidades más solventes. El Santander, según sus propios cálculos, recogió la totalidad de los depósitos (a plazo y a la vista más pagarés) que perdieron las nacionalizadas. Es decir, 22.000 millones, lo que le permitió aumentar su cuota en España 2,5 puntos porcentuales.
En la presentación de resultados de 2012, el presidente del Santander, Emilio Botín, puso de manifiesto esta ganancia de cuota, hasta casi el 16 por ciento, que es superior incluso a la arañada en 2010 -ejercicio de las fusiones de las cajas-, que robó al sector 2 puntos porcentuales de los recursos de clientes.
La Caixa y BBVA también pudieron captar fondos de sus rivales, según las cifras que maneja el Santander. Entre los dos incrementaron su cuota medio punto porcentual. Parte de esta ganancia, no obstante, se debe al incremento del saldo debido a las adquisiciones que hicieron. La entidad catalana absorbió Banca Cívica, mientras que el grupo con sede en Bilbao se adjudicó Unnim.
El resto de entidades, en su conjunto, perdió recursos de clientes, a excepción de las cooperativas y los bancos extranjeros que operan en nuestro país. Así, los integrantes de la banca mediana sin necesidades de capital (Sabadell, Bankinter, Unicaja, Kutxabank) no consiguieron mejorar su posición en el sistema y se dejaron 30 puntos básicos. Algo más, medio punto porcentual, disminuyeron las entidades con necesidades de capital según el test de estrés elaborado por Oliver Wyman (BMN, Liberbank, España-Duero, Popular e Ibercaja, entre otros).

No hay comentarios:

Publicar un comentario