Sempre amb tu

Sempre amb tu

jueves, 19 de enero de 2012

Otro que se lleva parte de su "botín"

Francisco Luzón deja Banco Santander llevándose 66 millones de Euros de pensión (55,95 millones en planes de pensiones y 9,93 millones en seguros de vida).
La salida de Luzón, que ha dirigido la expansión del banco por Latinoamérica en los últimos años, se solucionará con su sustitución en la División América por Jesús Zabalza, quien hasta ahora era su número dos. Donde no tendrá suplente, de momento, es en el Consejo de Administración del grupo, donde su plaza quedará vacante.
El cambio dentro del grupo será, por tanto, natural y sin demasiados aspavientos, pese a la fuerza que desde 1996 ha tenido Luzón en el grupo. Sin embargo, la millonaria pensión a la que tiene derecho (y que es pública desde hace años) sí ha empezado ya a generar muchas críticas en el exterior, especialmente entre los sindicatos.
Evitar el coste social hacia el sistema financiero ante otra millonaria jubilación de un banquero. Esa será uno de los principales argumentos que tendrá que abordar el Santander ante la salida de Francisco Luzón de la entidad. 
La fórmula mediante la que se realizará la salida de Luzón aún no ha terminado de concretarse entre ambas partes. De hecho, en función de si el consejero eligiera la vía de la prejubilación o directamente la jubilación el pago de sus derechos de pensiones variaría de forma considerable. Cualquiera de estas dos opciones están aún pendiente de negociación entre el ejecutivo y el Santander, según reconocen fuentes conocedoras del proceso.
El Santander tendrá que negociar con Luzón para evitar el impacto de más titulares de jubilaciones millonarias en la banca. Ninguna entidad puede permitirse el coste de imagen de retribuir a un directivo con 55 millones de euros de una tacada, tras las fuertes críticas sociales que han suscitado la publicación de los sueldos de los directivos de las cajas o de las millonarias prejubilaciones en Novagalicia o la CAM.
Hay que racionalizar las retribuciones en los momentos actuales. En un país con 5 millones de parados, creciendo el número de deshaucios y sin que el crédito llegue a las familias y empresas es difícil gestionar que un directivo cobre estas cantidades. Desde el sector se debería hacer una reflexión en este sentido. 
Luzón, tras Alfredo Sáenz, era el ejecutivo con el salario más alto de todo el grupo. Incluso superior al de Emilio Botín. En 2010, el último dato hecho público, Luzón cobró 3,8 millones entre fijo y variable, más otros 3,33 millones de bonus. De esa cifra, 129.000 euros son la asignación anual y las dietas por su pertenencia al consejo del Santander y 213.000 euros por formar parte de su comisión ejecutiva. Su retribución salarial como ejecutivo fue de 1,66 millones fijos y 2,15 millones de bonus en metálico. Es decir, 7,134 millones en total, de los que 1,186 millones es en diferido, es decir, en acciones a medio plazo.
Como podemos veer, otro que se echa a la saca la parte de su botín. Mientras tanto, a los empleados primero se les mete la mano en el bolsillo, luego se les congela el sueldo. y para rematar la faena se va despidiendo al personal por bajo rendimiento.
Como hemos dicho en otras ocasiones, la palabra "vergüenza" hace tiempo que ha dejado de tener sentido en nuestra entidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario