Sempre amb tu

Sempre amb tu

miércoles, 9 de marzo de 2016

La Junta de Andalucia sanciona con 400.000 euros a Banco Santander por "cláusulas abusivas" en contratos

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acordó ayer martes sancionar con 400.000 euros a Banco Santander, por introducir cláusulas abusivas en contratos bancarios, infracción considerada muy grave por la vigente legislación de defensa de los consumidores. El procedimiento sancionador se inició en enero de 2014 tras la reclamación de una usuaria recibida en los servicios de consumo de la Junta y la consiguiente inspección que detectó la aplicación de cláusulas abusivas en diversos contratos de apertura de cuenta y de tarjeta de crédito, así como en pólizas de préstamo. En cuanto a los primeros, se determina que el coste total del descubierto y sus intereses y comisiones suman una tasa anual equivalente superior a 2,5 veces el interés legal del dinero vigente a la fecha de los contratos analizados. Además, incluyen una comisión de gestión de reclamación de posiciones deudoras por importe de 39 euros. Según la Junta, todo ello supone una retribución fija de cantidades por servicios no prestados.
En el caso de los contratos de tarjeta de crédito, en los documentos analizados se incluye una comisión por exceso sobre límite de tarjeta del 4 por ciento, con un mínimo de seis euros. La Junta considera que, además del cobro de cantidades por servicios no prestados, ello supone una doble penalización al consumidor, que ya paga el interés de demora por el mismo concepto en una cuantía que, a su vez, se considera también abusiva (24,60 por ciento TAE, frente al 4 por ciento de interés legal vigente entre 2009 y 2014). Por último, la Junta estima que, en las pólizas de préstamos, los intereses de demora establecidos por la entidad conllevaban una imposición de indemnización desproporcionadamente alta, de hasta seis veces superior al interés legal. Según el Ejecutivo andaluz, estos contratos también imputaban a la parte prestataria impuestos de toda clase, incluidos aquellos que correspondían al banco, práctica considerada abusiva por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Décima sanción a la entidad: La sanción acordada se impone en la máxima cuantía prevista por la concurrencia de tres circunstancias agravantes: la reiteración, la reincidencia y la posición relevante de la entidad en el mercado. Banco Santander ya fue sancionado en 2011 por la Junta debido a una infracción de la misma naturaleza, y en otras ocho ocasiones entre 2012 y 2014. Según datos de la Consejería de Salud, la Dirección General de Consumo recibió en 2015 un total de 23.229 reclamaciones y atendió, a través del servicio multicanal Consumo Responde, casi 28.000 consultas. De estas, el sector bancario aglutinó 1.786 reclamaciones y 535 dudas de la ciudadanía, el 1,9 por ciento del total.

No hay comentarios:

Publicar un comentario