¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

lunes, 10 de febrero de 2014

Un empleado de banca recupera sus preferentes porque ni él entendía su riesgo

Un prejubilado de Bankia recuperará los 125.000 euros que invirtió en preferentes por consejo de sus compañeros de oficina, porque la juez que ha estudiado su caso estima que ni siquiera una persona con su perfil de empleado de banca estaba preparada para comprender sus riesgos.
El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Telde (Gran Canaria) estima así la demanda que interpuso contra Bankia un antiguo empleado de una de las entidades que formaron el grupo, La Caja de Canarias, que alegó que pensaba que estaba contratando un depósito a plazo fijo, no un producto complejo y con grandes riesgos.
Bankia contestó en su defensa que el demandante había consentido en contratar ese producto a pesar de que, al someterse al test de idoneidad, dio negativo, que tenía experiencia en inversiones en el mercado de valores y que, por su perfil profesional, conocía las implicaciones de lo que suponía poner su dinero en preferentes.
La sentencia -dictada en diciembre y no recurrida por el banco- subraya que las preferentes son "un instrumento complejo y de elevado riesgo", por lo que, para evitar errores de consentimiento, es necesario que quien las comercializa ofrezca al inversor suficiente información para que comprenda sus implicaciones.
En este caso, la juez declara probado que el banco "relativizó" los riesgos en los que incurría este inversor.
De hecho, remarca que el director de la sucursal donde trabajó este antiguo empleado ha reconocido que, cuando le vendió las preferentes, "no se le pasó por la cabeza que se cerrara el mercado secundario", ni tampoco que "La Caja quebrara", ni que el capital invertido pudiera perderse como consecuencia de todo ello.
La juez considera que se transmitió al demandante "la idea de un producto sencillo, cuyos riesgos eran tan remotos" que el que contrataba podía pensar que estaba ante un instrumento de inversión con capital garantizado.
A todo ello, Bankia oponía que este no era un inversor cualquiera, sino un antiguo empleado de banca, cuyo perfil profesional desmontaba cualquier posible error de consentimiento.
La sentencia discrepa de ese planteamiento, primero porque considera que la redacción de la documentación que el demandante firmó era "farragosa" y de "difícil comprensión" y, segundo, porque esta persona trabajó "durante muchos años" en una sucursal, "pero nunca desempeñó puestos de dirección ni subdirección" y, por ello, "no estaba familiarizado con tales productos".
La juez entiende que, "pese a trabajar en la banca, (el demandante) no se presenta como un experto en la contratación de este tipo de productos", ni tampoco era "un experto inversor".
Hace tan solo unos pocos meses, pudimos comprobar como en la comparecencia de los representantes de los trabajadores en la comisión de investigación de Catalunya Caixa en el Parlament de Catalunya, también los trabajadores fueron sorprendidos en su buena fe, resultando muchos de ellos y sus familiares, afectados por las preferentes.
Todo esto, que nos puede llegar a parecer como un poco lejano, y ajeno a nuestra entidad, en absoluto es así. Los ejemplos los tenemos bien recientes con el tema Banif y el asunto Valores Santander, al cual le hemos dedicado el “post” del miércoles 5 de febrero. Nuestro banco, en absoluto, está exento de haber comercializado productos sumamente complejos, que muchos empleados que los colocaban, ofuscados por la presión y porque no decirlo también, por llegar a los objetivos y poder cobrar premios, no han reparado en lo que vendían ni en sus consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada