Sempre amb tu

Sempre amb tu

lunes, 13 de febrero de 2012

Es la reforma del despido único

Más allá de lo que se diga por parte del Gobierno, esta reforma en sus consecuencias prácticas es la del despido único y únicamente la vía del despido como respuesta gubernamental a la crisis económica.
En vez de hablar de contrato único lo que hace es asentar el despido único. En la práctica la tendencia va a desembocar en aplicar los 20 días de indemnización por despido, entre otras cosas porque se recorta de una manera muy notable el control jurisdiccional en caso de despido.
El hecho de que en la norma se diga que basta que una empresa tenga tres trimestres consecutivos en pérdidas para se acredite la procedencia de un despido por causas económicas, va ser letal en esta situación de crisis económica.
El despido de 20 días se va a erigir como la figura máxima y prácticamente exclusiva en los ajustes laborales en nuestro país porque a diferencia de la legislación anterior, esta reforma presume que el despido es procedente y lo que hay que demostrar es la improcedencia, por lo tanto se asienta la única vía del despido como respuesta a la crisis.
El Gobierno ha actado sin autonomía y ha asumido la lógica de un país intervenido, cuando esa no es la situación real de nuestro país.
Esta decisión parte de un error deliberado de diagnóstico que no tiene en cuenta la situación real de nuestro país, que ignora por qué en España la crisis se ha traducido de una manera tan brutal en destrucción de empleo y que trae como consecuencia el imponer una plantilla ideológica, ultraliberal, en la lucha contra la crisis.
Estas reformas ni van a propiciar el crecimiento económico, porque ahondan en la recesión, ni van a contribuir a crear empleo, algo que ya ha reconocido hasta el propio Presidente del Gobierno. Sin embargo, “en el medio plazo, va a precarizar aún más el mercado de trabajo, va a hacer que nuestro país coexista con elevados niveles de desempleo además de crear una economía poco productiva”.
En cuanto a una de las medidas estrella de la reforma, la del contrato indefinido para emprendedores, esto es simplemente una apuesta por la precariedad y las rotaciones externas, los trabajadores van a rotar de manera permanente porque se produce algo absurdo con el periodo de prueba de un año, y es, además, una intentona de maquillar las cifras estadísticas de temporalidad.
Las formas en las que se ha producido la aprobación de la reforma laboral por parte del Gobierno ha sido un atropello garrafal al derecho de información y consulta que tenemos las organizaciones sindicales y empresariales. Ha sido un debate unilateral, un monólogo por parte del Gobierno, y el hecho de que la ministra llame a posteriori a los sindicatos en ningún caso puede compensar este enorme atropello que se ha producido en las formas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario