Sempre amb tu

Sempre amb tu

viernes, 30 de enero de 2015

Gran parte de la prensa pierde su independencia y la entrega a Banco Santander

El pasado martes, Banco Santander apareció en las portadas de los periódicos de mayor tirada. La misma portada propagandística en todos, la informativa se ha visto relegada a la página 3. Una publicidad a toda portada que no ha dejado indiferente y que ha reabierto  el debate sobre la dependencia de los medios de comunicación de los bancos.
Así, su programa de becas para jóvenes ha sustituido a los tradicionales titulares de El Mundo, El País, ABC, La Razón e incluso el gratuito 20 minutos, que han pasado a páginas interiores.
Con esta agresiva acción promocional, la entidad que desde septiembre preside Ana Patricia Botín, ha copado la primera página de las principales cabeceras generalistas de España.
La Vanguardia ha sido uno de los pocos medios que se han desvinculado de esta acción. Una ausencia que algunos usuarios han interpretado en clave estratégica y que sugiere que Catalunya podría seguir siendo la asignatura pendiente para nuestra entidad.
La decisión editorial ha sido duramente criticada en Twitter.
El tema se ha convertido en trending topic en Twitter bajo los hastag #Botín y #Santander.
Los usuarios han interpretado este movimiento como una renuncia al componente informativo que caracteriza a la prensa en virtud del interés puramente comercial.
La portada de un periódico no es cualquier página, es su cara, su imagen. Tras esta venta de portadas, de alguna manera se puede decir que los diarios que han participado en este hecho, han vendido su independencia. 
No es de extrañar que, ninguno de estos diarios saque a la luz los asuntos turbios de nuestro banco. Que haberlo ahilos: Preferentes, Cesiones de crédito, Valores Santander, Banif, UCI, Multas millonarias de la CNMV, Fraude de millones de horas extras al año no retribuidas ni declaradas, etc…
Que en la justicia haya una doctrina que se denomina Botín, y que sirve para echar una mano a algunos acusados, es todo un síntoma de quien busca “partir el bacalao” en este país.


No hay comentarios:

Publicar un comentario