Sempre amb tu

Sempre amb tu

jueves, 16 de enero de 2014

La perversión del horario de ocho a ocho

Las prolongaciones de jornada, un anacronismo y un
fraude que atentan contra la lógica, la Ley y la razón

Desde UGT venimos denunciando reiteradamente la perversa manipulación que se hace del horario en Banco Santander, basado en una política falsa y arbitraría, cuya única finalidad consiste en la prolongación de la jornada más allá de lo que marca el Convenio Colectivo y los Acuerdos con la Empresa.
Cuando desde las instancias Comerciales o de Recursos Humanos se utiliza la frase: “aquí el horario es de ocho a ocho”, no sólo se está incurriendo en una vulneración dolosa de la ley, sino que se está incitando al delito contra la Hacienda Pública y contra la más mínima ética social.
Todos somos conscientes de las instrucciones, “recomendaciones” o simples órdenes que se trasmiten desde las direcciones comerciales y por parte de los gestores de Recursos Humanos con referencia a los horarios. Es conveniente, en primer lugar, desmontar una vez más algunas de las degeneraciones que se utilizan para justificar lo injustificable.
La normativa aplicable en materia de jornada y horarios está recogida en el artículo 25 del C.C. y en la cláusula tercera del Acuerdo sobre sábados que sustituye parcialmente al anterior. En el mismo se especifica que el personal directivo y comercial está facultado para distribuir o modificar su tiempo de actividad laboral con la discrecionalidad y flexibilidad convenientes.
Esta flexibilidad no implica en ningún caso una prolongación de jornada regular de cinco horas diarias. Por dejarlo más claro, conforme a la literalidad del texto se puede entrar a las nueve y salir a las dieciséis treinta horas, siempre que estén atendidas las necesidades de servicio. Las prolongaciones además están reguladas por la utilización pactada de común acuerdo de 25 horas que se aplicarán a la cobertura de actividades formativas o de otras necesidades de servicio, tales como la realización o atención de puntas de trabajo.
Por lo tanto la imposición de ocho a ocho ni está contemplada, ni está regulada, ni obedece a ningún acuerdo. Se trata por tanto de una arbitrariedad dolosa que atenta contra la sociedad, contra la ética, contra la conciliación y contra la lógica y supone un fraude y un delito laboral.

El cumplimiento de la jornada y los horarios establecidos es un compromiso de todos, no contribuyas al fraude.

3 comentarios:

  1. Mientras el Banco tenga a manijeros bien pagados (directivos), estos tendran amenazad. os al personal sobre todo al comercial y de poca antiguedad para que hagan el trabajo de dos pero pagando uno. Todos sabemos que esto es un fraude no de ahora,, esto ha sido asi desde siempre y si no lo haces es que no vales para ellos. Mi opinion es que hay que demostrar en el horario oficial la produccion de lo que es capaz cada uno y si se necesitan mas horas porque la carga de trabajo que hay no da tiempo a sacarlo (trabajar listados, pg2, multiconferencias y un largo etc) que paguen las horas o creen mas puestos de trabajo, que es muy bonito colocarse las medallas a costa del trabajo de los demas. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Apreciados compañeros de UGT ahora los tenéis a guevo pues varios Zonas con nombres y apellidos han amenazado en multiconferencias a todos los empleados convocados con el horario de 8 a 8 , incitando al delito de fraude a Hacienda S.S. y al estatuto de los trabajadores.
    A ver si publicáis los nonbres ?
    Hay que estar afiliado es nuestra fuerza animo.

    ResponderEliminar
  3. Como hemos dicho en varias ocasiones, no pueden aparecer por aquí nombre particulares que no sean de carácter público. Tenemos la experiencia de nuestra revista La Voz, de hace unos años, en lo que el responsable de su edición estuvo a punto de ser condenado con una multa por algo similar. Solamente la intermediación de la empresa ante el denunciante pudo frenar el tema.
    Así mismo, hemos recordado varias veces que ante una denuncia de esta guisa, los jueces atienden exclusivamente al cómputo anual, es decir las 1.700 horas. Al final resulta imposible sin la colaboración de algún compañero afectado. El claro ejemplo lo tenemos en el Santander en Brasil, donde la empresa ha sido condenada por hechos similares a los que expones, pero habiendo mediado el apoyo de compañeros afectados. Muy posiblemente, en breves fechas colguemos por aquí la noticia.
    No obstante, estamos viendo juntamente con otras entidades de que forma se puede abordar la cuestión con garantías.
    El tema no es simplemente denunciar sino ganar. Otros sindicatos ya han denunciado, y de nada ha servido de momento.

    ResponderEliminar