Sempre amb tu

Sempre amb tu

lunes, 27 de agosto de 2012

Todos pagamos la sanidad con nuestros impuestos, los inmigrantes también

Ante las declaraciones de diferentes responsables gubernamentales en los que se pretende justificar la supresión del derecho a la asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles (y la introducción de seguros privados para acceder a la atención de salud) hay que alertar que:

- Estas declaraciones suponen un intento de justificar la retirada de un derecho humano básico a un colectivo de personas especialmente vulnerable económica y socialmente, recurriendo a argumentos demagógico que pueden fomentar el enfrentamiento y el rechazo social hacia los inmigrantes, algo muy peligroso en la actual situación de crisis.

- Es absolutamente falso que los inmigrantes sin papeles no realicen aportaciones económicas para mantener la sanidad pública (argumento con el que se pretende que la población apoye el que se les retire el derecho a la atención sanitaria), ya que la financiación sanitaria se realiza en gran parte con una serie de impuestos que gravan el consumo en las diferentes Comunidades Autónomas: • 35% del IVA recaudado • 100% de los impuestos por el juego • 40% de los impuestos especiales que gravan el consumo de cerveza, alcoholes y bebidas derivadas, y labores del tabaco. • 100% del impuesto de matriculación de vehículos • 100% del impuesto de electricidad • El llamado céntimo sanitario por consumo de gasolinas.

- La práctica totalidad de estos impuestos gravan a los inmigrantes a través del consumo que realizan en las mismas condiciones que el resto de ciudadanos de las diferentes CCAA.

- Esta estrategia del PP y del Gobierno muestran el carácter reaccionario y manipulador del gobierno y del partido que los sostiene, que no solamente pretenden retirar al colectivo de inmigrantes el derecho a la salud, un derecho humano básico, sino que no dudan en utilizar para justificarlo argumentos falsos y xenófobos.

El planteamiento del Gobierno y del PP es videntemente xenófobo, al estilo del discurso de la ultraderecha europea: primero los nacionales; extranjeros, fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario