¿Porqué somos de UGT?

¡Junts avancem!

Con este weblog, la Sección Sindical de la UGT en Banco Santander en Catalunya pone en vuestras manos una herramienta de información, mediante la cual aspiramos a haceros partícipes de toda nuestra actividad e ideas. Así mismo esperamos que nos vayáis enviando vuestra opiniones para que entre todos podamos ir mejorando la Sección Sindical.
El blog queda abierto para que cualquiera que lo desee publique comentarios sobre los distintos temas que vayan editándose ("clicaremos" la palabra comentarios que aparece en cada tema). No obstante, quedarán pendientes de ser aprobados por el moderador, quien velará para que ningún comentario contenga insultos ni palabras ofensivas hacia ideas, personas o instituciones. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias, las cuales a buen seguro nos ayudarán a ser mejores.
Para finalizar, en la tabla de la izquierda encontraréis una serie de enlaces con bastante información: Circulares, Acuerdos, Convenio, Revista Diáleg, etc..., que a buen seguro os serán de utilidad.

martes, 13 de marzo de 2012

Fórmula Rajoy para los impagos: ‘regala’ 4.000 millones a la Banca, y todos nos endeudamos en 25.000 millones más

El tantas veces anunciado plan para que los ayuntamientos y las comunidades autónomas paguen sus facturas pendientes a los proveedores se saldará finalmente con más deuda pública y el pago de los intereses correspondientes por parte de todos los españoles a través de los presupuestos locales, autonómicos y del Estado. La banca se embolsará con la operación 6.000 millones de euros, de los que ganará 4.000 millones.
El último Consejo de Ministros aprobaba finalmente el plan para el pago de las facturas pendientes de ayuntamientos y comunidades autónomas, mediante una fórmula que no está publicada ni en el BOE ni en ninguna parte, y que es fruto de un acuerdo inicial al que ha llegado el Ministerio de Economía, dirigido por Luis de Guindos, con la mayor parte de las entidades financieras. El mecanismo inventado tiene algunas complicaciones importantes, pero básicamente consiste en que los bancos adelantan el dinero durante cinco años, por los que cobran sus intereses, y después el Estado se hace cargo del préstamo por otros cinco años más. Ni el Ministerio ni la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría han explicado en qué se traduce eso, pero lo que si está claro es que la banca ingresará más de mil millones de media por cada año de los cinco que le corresponden y el Estado tendrá que emitir deuda pública por unos 25.000 millones en 2017.
Según consta en la referencia del Consejo, el coste del crédito será el equivalente al de otras operaciones avaladas por el Estado, con un recargo máximo de 115 puntos básicos sobre Tesoro. En la actualidad, el interés rondaría el 5 por 100. Esto quiere decir que cuando entre mayo y junio, cuando esté estructurada toda la operación y los bancos pongan el dinero encima de la mesa, comenzarán a cobrar un interés del 5% por ello. Este tipo sólo bajará si lo hace el precio al que las subastas del Tesoro coloquen bonos a cinco años y subirá si en esas mismas subastas el interés pagado por el Estado es mayor del actual.
La fórmula de cálculo acordada con los bancos será similar a la de un crédito hipotecario, cuya referencia va cambiando de año en año y la cuantía de las cuotas se vuelve a calcular en determinadas fechas. En esos pagos periódicos van incluidos los intereses y una parte del principal del crédito, de forma que después de pagar cada cuota se le debe algo menos a la entidad financiera. Con este procedimiento, si se llega a los 35.000 millones de préstamo, la banca ingresará durante los dos primeros años 1.750 millones de euros cada uno de los dos ejercicios, en los que ayuntamientos y comunidades autónomas no tendrán que devolver principal del crédito, ya que son dos años de carencia.
A partir del tercer año comenzará la amortización. Pero como el Gobierno ha previsto que los ayuntamientos y comunidades paguen en diez años, aunque los créditos de los bancos sólo duren cinco años, los cálculos de pagos se realizarán sobre el plazo total. De lo contrario las entidades financieras cobrarían aún más de lo que ya van a ingresar y los gobiernos locales y autonómicos volverían a quedar asfixiados. Aún así, y con la fórmula pactada, cuyos detalles serán puestos por escrito en las próximas semanas, los bancos ingresarán durante los tres años siguientes 4.000 millones de euros más en intereses, que sumados a los 1.750 millones de los dos primeros años suman casi 6.000 millones de euros.
Para poder prestar esos 35.000 millones, los bancos disponen ya de préstamos a tres años del Banco Central Europeo al 1%. Eso hace que el dinero les cueste a las entidades financieras 350 millones al año en intereses, mientras que van a cobrar una media de 1.150 millones cada ejercicio. Al final, pues, habrán ganado unos 800 millones de euros por año, lo que hace que ese préstamo sindicado pactado con el Gobierno les deje un beneficio neto de unos 4.000 millones de euros, con un esfuerzo mínimo de gestión, ya que ellos darán el dinero al Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores y este, a través del ICO, organizará el pago de las facturas. 
Esto es un casino señores, y la banca como los buenos tahúres siempre ganan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada